Los exconsejeros dimitidos de la Generalitat alegan que se fueron por motivos personales

E. P.

madrid. Los exconsejeros catalanes de Interior, Presidencia y Educación declararon ayer en calidad de testigos ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Tanto Jordi Jané como Neus Munté y Meritxell Ruiz garantizaron haber actuado siempre dentro de la legalidad y trasladaron que su marcha, tres meses antes de la celebración del referéndum ilegal, se debió a motivos personales.

Aun así, según algunos de los presentes en el interrogatorio, los tres exmiembros del equipo de Carles Puigdemont reconocieron que el escenario en Cataluña se estaba complicando y que su función en ese Ejecutivo había terminado. En el caso del exresponsable de Interior, otras fuentes que asistieron a su declaración aseguran que dejó su cargo por no estar de acuerdo con la vía unilateral.

Neus Munté, sin embargo, habría alegado estar «exhausta» tras su papel como consejera de Presidencia y sostuvo que su decisión de dejar la Generalitat estuvo determinada tanto por motivos familiares como por la salida de otros miembros del Gobierno ante la pérdida de confianza del expresidente catalán Carles Puigdemont. En cuanto a la exconsejera de Educación, Meritxell Ruiz, tercera y última en comparecer ante Llarena, trasladó que su labor había terminado con el final del año escolar 2016-2017. Además hizo hincapié en que ni recibió órdenes ni las dio para emplear centros escolares en la votación del referéndum del 1 de octubre.

A preguntas de la Fiscalía y de las partes, los tres negaron tener conocimiento alguno del documento Enfocats, la hoja de ruta del proceso independentista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos