El exconsejero de Interior y el líder de la ANC piden volver a declarar para defenderse de la sedición

Forn y Sànchez pretenden responder «profusamente» al juez y a la Fiscalía sobre los indicios de la querella

M. B.

madrid. El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez y el exconsejero de Interior Joaquim Forn pidieron ayer al juez del Tribunal Supremo volver a declarar sobre el fondo de la causa una vez que éste confirmó el lunes su permanencia en prisión provisional sin fianza (incondicional), junto al exvicepresidente Oriol Junqueras y el líder de la plataforma Òmnium Cultural Jordi Cuixart.

La defensa de Forn, a quien el juez ha colocado en el comité estratégico de la hoja de ruta independentista por su responsabilidad política en la dirección de los Mossos d'Esquadra, quiere un nuevo interrogatorio para responder «profusamente» a todas las cuestiones sobre la causa de que es objeto y no sólo para que se revise su permanencia en prisión. Fue lo que hizo la exconsejera Meritxel Borrás, que salió libre bajo fianza.

Imputado por delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos, el abogado de Forn justificó que, a diferencia de otras defensas como las de los exconsejeros de Esquerra Raül Romeva y Dolors Bassa o los del PDeCAT Jordi Turull y Josep Rull, su cliente «no constriñó» su declaración a su situación personal, sino que compareció con la «firme voluntad de responder» al juez y a la Fiscalía, así como a «dar cumplida explicación de todo aquello que la querella le atribuye».

Forn manifestó ante el juez que acataba la Constitución y la aplicación del artículo 155 y admitió haber revisado su estrategia política por la necesidad de hacer autocrítica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos