Europa urge al Gobierno a adoptar medidas para resolver los casos de bebés robados

M. A.

MADRID. El escándalo de los bebés robados es una de las asignaturas pendientes de España. Víctimas y asociaciones llevan años reclamando una comisión gubernamental que coordine la investigación a nivel nacional. Ayer, la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo reconoció esta necesidad al pedir al Gobierno de Mariano Rajoy medidas urgentes para resolver todos los casos de bebés robados y de adopciones ilegales. Entre las peticiones acordadas, destacan la creación de una fiscalía especializada y un banco público de ADN que facilite la identificación de posibles víctimas.

«Es un paso importante en el proceso para dar respuesta a los afectados por el escándalo», valoró Jude Kirton-Darling, ponente del informe, que fue aprobado con el voto en contra del Partido Popular Europeo. Esta socialista británica lideró la delegación que viajó a Madrid en mayo pasado para reunirse con representantes del Ministerio de Justicia, la Fiscalía General del Estado, el Defensor del Pueblo o de la Iglesia, entre otros.

El documento solicita al Ejecutivo español una investigación «efectiva y eficaz» y recomienda el nombramiento de un fiscal especial para esta tarea, así como un grupo de jueces para investigaciones 'ad hoc'. Pide asimismo la unificación de criterios en los procedimientos judiciales para evitar que los delitos no puedan ser juzgados por haber prescrito.

La Eurocámara también recomienda la creación de una comisión en el Congreso que esclarezca si los robos de bebés fueron casos aislados o parte de una trama. E insta al Gobierno y a la Iglesia a facilitar el acceso a documentos del registro civil y a los registros de nacimientos de los hospitales, parroquias y congregaciones religiosas. A las autoridades eclesiásticas, además, les pide que reconozcan «su posible implicación» y que pidan perdón a las posibles víctimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos