Europa recela de un presidente catalán «radical» y «xenófobo»

Banderas de la Unión Europea en el exterior del edificio de la Comisión en Bruselas. :: YVES HERMAN / reuters/
Banderas de la Unión Europea en el exterior del edificio de la Comisión en Bruselas. :: YVES HERMAN / reuters

La elección de Torra pone en entredicho el mensaje victimista que Puigdemont trata de difundir en el continente

R. C. MADRID.

La obsesión de Carles Puigdemont y el independentismo por vender las virtudes de la secesión en Europa se ha topado con un problema inesperado. La elección de Quim Torra no ha calado en el continente, donde se considera al presidente de la Generalitat un radical que difícilmente puede remar para solventar el conflicto. El Gobierno ha encontrado un regalo inesperado en el perfil xenófobo y radical de Torra, que ha desinflado el respaldo al soberanismo en países en los que el relato victimista se había impuesto a las razones de Estado de España.

Francia. Para 'Le Figaro' Quim Torra es «el cantor de un nacionalismo intransigente y sectario». En el diario conservador, el historiador Benoît Pellistrandi apunta que se inspira de la Yugoslavia de Milosevic y la Italia de Mussolini. A su juicio son «sencillamente racistas» sus clichés sobre la incultura, la pereza, la voracidad y el gusto por el robo de los españoles. 'Le Monde' opina que «los comentarios antiespañoles traducen una concepción étnica del catalanismo». Para 'Libération' «es ante todo un ideólogo que no esconde su odio a España» y que «en sus tuits incendiarios presta a los españoles todos los defectos de la tierra». Radio France lo presenta como un radical, ferozmente nacionalista y secesionista convencido que detesta a España.

La opinión en Bélgica sobre el conflicto ha dado un giro con su designación

Alemania. Títere de Puigdemont, presidente transitorio o solución provisional. Los medios alemanes coinciden en comentar que el nuevo presidente catalán es un fiel seguidor del destituido presidente de la Generalitat, empeñado también en lograr la independencia de su región. Para el rotativo 'Die Welt', Puigdemont y Torra «tienen muchas cosas en común como la misma edad, la procedencia de Girona o su afinidad a la palabra escrita» y ambos «pueden defender ideas muy radicales con la misma voz tranquila». Añade que «su discurso de investidura no dejó lugar a dudas de que continuará el camino hacia una independiente república catalana y por momentos sonó aun mas radical que Puigdemont».

Pero para internacionalizar el conflicto catalán «Puigdemont seguirá ofreciendo ruedas de prensa y Torra acudirá con frecuencia a su presencia para recabar instrucciones», escribe 'Die Welt', para el que «Alemania jugará un papel importante en la internacionalización de la crisis catalana mientras Puigdemont viva aquí». «Puigdemont puede confiar en su viejo compañero», señala a su vez el semanario 'Der Spiegel'. La revista considera que bajo Torra «no se va a distendir el conflicto entre Madrid y Barcelona», ya que «no solo es un catalanista defensor a ultranza de la independencia», sino que «en el pasado se expresó reiteradamente de manera despectiva hacia los españoles».

Reino Unido. El presidente de la Generalitat es, según la BBC y 'The Guardian', un representante del ala más dura del independentismo. La cadena pública británica no pasó tampoco por alto los artículos y tuits de tinte xenófobo de Torra. Así, la BBC recordó que escribió un artículo inflamatorio en 2012 en el que dijo que algunos catalanes de origen hispanoparlante eran 'animales en forma de humanos que vomitan odio'». Según 'The Times', la designación de Torra como presidente «exacerbará la confrontación entre el Gobierno y los políticos independentistas».

Bélgica. La elección de Torra no ha pasado desapercibida en un país que sin quererlo está siendo protagonista del 'affaire catalán'. Los principales medios de Bélgica, donde huyeron Carles Puigdemont y los cuatro exconsellejeros el 31 de octubre pasado, han destacado la «radicalidad» independentista y el escaso peso político que tendrá del nuevo president de la Generalitat. «El títere descolorido de Carles Puigdemont», titulaba 'De Standaard', el principal periódico flamenco. Este hecho no es baladí ya que es en esta región del país, el norte, donde el independentismo catalán ha encontrado su gran apoyo a través de la dominante NV-A flamenca. «En antiguos textos y tuits expresó su virulento odio contra los españoles», recuerdan. En este mismo sentido se han expresado los periódicos francófonos 'Le Soir' y la 'Libre Belqique', o el televisión pública RTBF.

Las duras acusaciones que ha recibido por su actitud xenófoba y racista han sido muy destacadas, recordando incluso la denuncia que hace unos días hizo SOS Racismo. Si en Bélgica, los independentistas catalanes venían ganando por goleada la batalla del relato victimista, la narrativa habla ahora de marionetas, radicalidad o xenofobia.

Rusia. Según denunció recientemente el servicio de inteligencia alemán, el Gobierno de Moscú estuvo detrás de una campaña de apoyo al independentismo los días previos al 1-O. Sin embargo, el interés por Cataluña no va más allá de desestabilizar en lo posible a la Unión Europea y sus miembros. Los medios rusos pasaron de largo de los comentarios racistas y supremacistas de Torra y se han limitado a informar que es el nuevo presidente de la Generalitat o que no ha jurado lealtad al Rey ni a la Constitución.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos