«La estelada es una mera manifestación de la libertad ideológica»

Un juez zanja que el Gobierno violó los derechos fundamentales por prohibir las banderas independentistas en la final del Calderón de 2016

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. «La estelada es una mera manifestación de la libertad ideológica» y no puede ser prohibida en los estadios porque no incita al odio. Así lo entiende el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número once de Madrid, el magistrado Jesús Torres Martínez, que ha estimado parcialmente un recurso presentado por la plataforma Drets, en nombre del socio barcelonista Frances-Josep Abad, contra la Delegación del Gobierno de Madrid que encabeza Concepción Dancausa por su orden de prohibir la exhibición de las banderas independentistas catalanas en el partido de final de Copa del Rey entre el FC Barcelona y Sevilla FC el 22 de mayo de 2016.

El juez da la razón al demandante y zanja que Dancausa, con su decisión, violó los derechos de expresión y de libertad ideológica del socio blaugrana por impedirle llevar a aquel partido que se jugó en el estadio Vicente Calderón su estelada.

«No puede considerarse que la exhibición de la estelada pueda comportar o generar violencia, racismo, xenofobia o intolerancia en el deporte, siendo una mera manifestación de la libertad ideológica y del derecho a difundir libremente los pensamiento, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción», señala en su sentencia Torres Martínez. No obstante, el magistrado rechaza, por falta de legitimación, la petición de que prohibiera a Dancausa dar órdenes para impedir la entrada de nuevas esteladas en los estadios de la Comunidad de Madrid. El juez se limita a anular la disposición que dictó la delegada para vetar la bandera secesionista aquel día exclusivamente.

Torres explica que la enseña independentista al ser «una expresión ciudadana de carácter político» puede a su vez «suscitar múltiples opiniones contrarias» que, a su vez, también son «manifestaciones de la libertad ideológica», por lo que se «exige mutuo respeto» como «condición indispensable para lograr la convivencia democrática».

«Es consustancial a nuestro Estado de Derecho el valor del pluralismo político y que este valor se exprese a través de la libertad de expresión de los ciudadanos, libres e iguales», recuerda el magistrado.

En su fallo, que no es firme y que puede ser recurrido en apelación ante el Superior de Madrid, el juez repasa la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Supremo y hace un exhaustivo análisis de la normativa antiviolencia en los estadios. Recuerda que la Ley de 2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, no incluye ninguna referencia a la exhibición de símbolos políticos, «dándose la circunstancia de que la normativa UEFA, que sí se pronuncia sobre la exhibición de símbolos políticos en las competiciones europeas, únicamente resulta aplicable a los encuentros deportivos cuya organización le corresponde (campeonatos europeos)», lo que no era el caso, ya que era un partido de Copa del Rey que se debía regir por la normativa nacional de 2007.

Pero el juez no lo deja ahí. Más allá de la polémica de las esteladas, se dedica a hacer una larga digresión sobre el proceso independentista, totalmente ajena al pleito. Explica que el «deseo de independencia de una parte del territorio nacional» solo puede «materializarse» a través de los «mecanismos que contempla» la Constitución y que, en cualquier caso, la secesión debería someterse «a referéndum del pueblo español».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos