Esquerra moviliza a 14.000 apoderados porque teme un «pucherazo» el 21-D

Puigdemont, en un momento de la presentación de su candidatura el pasado sábado en Brujas. :: Yves Herman / reuters/
Puigdemont, en un momento de la presentación de su candidatura el pasado sábado en Brujas. :: Yves Herman / reuters

Puigdemont pide a la junta electoral garantías para poder hacer campaña en persona en Cataluña

CRISTIAN REINO BARCELONA.

Desde que Mariano Rajoy anunció el 21-D, el independentismo trata de desacreditar la cita electoral con el argumento de que a su juicio son unos comicios ilegítimos e ilegales. Esquerra dio ayer un paso más allá en el objetivo de desprestigiar la convocatoria y advirtió de que podría producirse un «pucherazo» para beneficiar a los partidos constitucionalistas. Una acusación de fraude electoral que intenta poner en cuestión el resultado de las elecciones por haber sido convocadas por el presidente del Gobierno tras aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Esquerra duda de las garantías democráticas de las elecciones del próximo 21 de diciembre, a las que se presenta como si «jugara fuera y con el árbitro en contra», según expresó ayer el director de campaña y portavoz del partido, Sergi Sabrià. Por ello, hará su propio «recuento paralelo», con el fin de «evitar cualquier tipo de pucherazo», para lo que ha previsto incrementar el número de apoderados, hasta un total de 14.000, distribuidos en las 8.000 mesas que habrá en los comicios, en un despliegue sin precedentes por parte de los republicanos.

El objetivo en el secesionismo siempre es sembrar dudas sobre la calidad democrática de España, como argumento base para justificar la idea de un Estado catalán independiente. Pero en esta ocasión es como si los republicanos tiraran piedras contra su propio tejado, ya que en principio parten como favoritos. Las fuerzas secesionistas tienen todos los puntos, según las encuestas, para revalidar la mayoría absoluta y, de ser así, nunca dirán que Oriol Junqueras o Marta Rovira -previsibles ganadores- son presidentes ilegítimos. En todo caso, en ERC cargan contra las elecciones de Rajoy como un ejemplo de la España, a su entender, dictatorial de la que se quieren independizar y que ha sido capaz de utilizar la «violencia contra las urnas».

La formación secesionista presenta su lema para la campaña del 21-D: «La democracia siempre gana»

A partir de esa idea la formación republicana construye su lema de campaña: «La democracia siempre gana». Un eslogan para marcar distancias con el bloque del 155, que, según el argumentario republicano, es capaz de reprimir un referéndum, encarcelar a dirigentes soberanistas y suprimir la autonomía. Esos son los tres ejes de la estrategia del partido de Junqueras: «denunciar» la represión, «proteger» las instituciones catalanas y «construir la república».

Solo un acto conjunto

Con un presupuesto de 1,8 millones para la campaña, en Esquerra estiman que con 37 diputados (sobre 135) ya podrían cubrir los costes y se preparan para una carrera electoral que arrancará en Vic, localidad de Marta Rovira, y acabará en Sant Vicençs del Horts, municipio de Oriol Junqueras. Un recorrido que tendrá como acto central un mitin en Barcelona y que pasará también por Bruselas, donde el independentismo prevé un desembarco el 7 de diciembre. Ese será, en principio, el único acto que reunirá a las tres fuerzas secesionistas, que siguen sin poder pactar puntos comunes del programa. En lo que coinciden es en vaticinar que los no soberanistas «arrasarán» todo el autogobierno en caso de vencer en las urnas.

Lo afirmó Esquerra y también Carles Puigdemont, que se sumó al objetivo de desacreditar las elecciones. El presidente de la Generalitat cesado, que comparecerá ante el juez belga el lunes, aseguró que reclamará a la junta electoral garantías para poder hacer campaña en Cataluña. A su juicio, hay candidaturas que parten en desventaja, ya que tienen a miembros en prisión o en Bruselas. «Esto es jugar con trampa y con el árbitro a favor», sostuvo en TV-3. Puigdemont abogó por que el anterior gobierno catalán continúe tras el 21-D y se mostró partidario de no descartar la vía unilateral.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos