«Tenía la esperanza de ablandarla para que lo soltara»

La madre del pequeño reconoce que siempre sospechó de la detenida y señala que su exmarido «está destrozado»

A. A. MADRID.

Un día después de confirmarse la peor noticia posible, la madre de Gabriel, Patricia Ramírez, compareció en público para transmitir varios mensajes en distintas emisoras de radio. El primero consistió en pedir que no se vuelva a nombrar a la supuesta asesina de su hijo de ocho años y que, además de caer sobre ella el peso de la justicia, se la castigue con el olvido.

De Ana Julia Quezada dijo ayer que es «una persona que no es persona» y solicitó que «no salga de ella ni una foto» porque «no se merece que se le dé cobertura ni se lo merece Gabriel».

En declaraciones a la cadena Cope, Ramírez reconoció que sospechó de la pareja de su exmarido tras la desaparición de Gabriel el 27 de febrero. «Tenía la esperanza de que en algún momento le soltara y por eso en cada discurso salíamos apelando a su conciencia e intentando que todo fuera de otra manera», señaló la madre del pequeño. Es lo que pidió el pasado viernes en la gran concentración que se celebró en Almería. Allí, Ramírez suplicó que liberasen a Gabriel en algún parque y prometió que no guardaría rencor a sus captores si le devolvían a su hijo.

La madre también rompió una lanza en favor de Ángel Cruz, el padre del niño. De él señaló en primer lugar que «está destrozado». «Es una persona maravillosa, que nadie dude de esto. Era imposible imaginarse esto que ha pasado. Voy a estar con él, tenemos que superar esto los dos juntos, pero está destrozado porque es muy difícil hacer la digestión no solo de la pérdida de un hijo, sino que encima ha tenido que pasar por una persona que es cercana a él», manifestó ayer Ramírez.

«Que no se extienda el odio»

Pese al sufrimiento que padece, la madre de Gabriel hizo un llamamiento a que no se extienda el odio ni se caiga en la rabia. Fue una petición cargada de humanidad, en la que insistió en que lo que se debe recordar de esta tragedia es la bondad de su hijo y la de las miles de personas que les han ayudado a lo largo de los doce días durante los que Gabriel permaneció desaparecido. De esta forma, afirmó no tener palabras para para dar las gracias por toda la gente que les ha apoyado y por «todas las acciones bonitas que han salido».

Ramírez suplicó contención en las redes sociales, donde según denunció existen muchas cuentas que usan su nombre y el de su familia sin permiso. «Todas esas personas que están utilizando la muerte de mi hijo para que las sigan, que miren en su corazón, reflexionen y borren esas cuentas porque ni se lo merece mi hijo ni me lo merezco yo ni se lo merece su padre», rogó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos