El PP espera que el PNV acepte negociar las cuentas si el bloqueo catalán persiste

Los nacionalistas siguen viendo «mucha bruma» y mantienen que el fin del 155 es condición 'sine qua non' para abordar los Presupuestos

NURIA VEGA

madrid. Cada día que pasa sin una investidura viable en Cataluña, juega en contra de los intereses del Gobierno. Tras la intervención de la autonomía el 27 de octubre, el Ejecutivo asumió que hasta el fin del período de excepcionalidad no podría negociar los Presupuestos Generales del Estado con el PNV. Lo que no supo entonces es que el control de la administración catalana iba a prolongarse tanto en el tiempo. En estas circunstancias, el PP confía ahora en que los nacionalistas puedan llegar a reconsiderar su postura ante la demora del independentismo en la búsqueda de un candidato con opciones de presidir la Generalitat.

Fuentes del partido conservador recuerdan que cuando la formación vasca puso como condición 'sine qua non' la retirada en Cataluña del artículo 155 de la Constitución, nada hacía pensar que las fuerzas secesionistas no iban a dar con un nombre de consenso que resolviera la formación del Gobierno catalán de inmediato. Además, sostienen que la responsabilidad del bloqueo no puede recaer en el Ejecutivo de Rajoy, deseoso de pasar página y de que las aguas vuelvan a su cauce en la Generalitat.

Pese a ello, ni en el Gobierno ni el PP se atreven a realizar un pronóstico certero sobre los Presupuestos y, menos aún, a garantizar que el PNV accederá a negociar en estas condiciones. En todo caso, restan aún tres semanas para el 23 de marzo, la fecha que Rajoy ha marcado en el calendario para aprobar el proyecto con las cuentas del Estado en el Consejo de Ministros.

Un mes complicado

Fuentes del Ejecutivo reconocen que la intención es llegar a ese viernes con ciertas garantías de que los Presupuestos podrán obtener la luz verde del Congreso. De lo contrario, asumen que no tendría sentido presentar el proyecto. Por ahora, las «sensaciones» derivadas de los contactos que el Gobierno mantiene con sus posibles socios son positivas, aunque el PNV sigue viendo «mucha bruma», bruma «espesa», en el horizonte como para que las cuentas acaben siendo actualizadas.

El portavoz de los nacionalistas en la Cámara baja volvió a rechazar ayer la posibilidad de llegar a un acuerdo mientras las medidas al amparo del 155 sigan vigentes en Cataluña. «Veo este mes muy complicado», anticipó Aitor Esteban en una entrevista en Radio Popular, donde negó estar hablando sobre Presupuestos con el Gobierno.

Aun así, ambas partes reconocen que las relaciones son buenas y en el PP admiten que el transcurso de los acontecimientos en Cataluña es tan imprevisible que también cabe que la investidura y posterior toma de posesión del Ejecutivo autonómico se resuelva «a tiempo».

Pese a todo, Esteban tiene la certeza de que de esto no dependerá la legislatura. No contempla que Rajoy vaya a caer cuando siempre tiene la opción de seguir prorrogando las cuentas que sí logró sacar adelante el año pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos