España aumentará en más de 200 militares el contingente en el exterior

Cospedal atiende las explicaciones de los mandos de la base Miguel de Cervantes que visitó ayer. ::  K. H. / efe/
Cospedal atiende las explicaciones de los mandos de la base Miguel de Cervantes que visitó ayer. :: K. H. / efe

Cospedal destaca desde la base de Marjayoun, en el Líbano, la labor de las tropas españolas en la lucha contra el terrorismo internacional

J. LUIS ÁLVAREZ

Marjayoun. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, anunció ayer, durante su visita de dos días a las tropas que trabajan como cascos azules de la Naciones Unidas en Líbano, que España aumentará en más de 200 militares el contingente destacado en operaciones de interposición y de paz en el extranjero. María Dolores de Cospedal, que se alojó en la base 'Miguel de Cervantes' en la localidad de Marjayoun, agradeció a los miembros de la Brilib XXVIII, integrada por la Brigada Extremadura, «su eficaz trabajo para la defensa y seguridad de todos», una labor dentro y fuera de las fronteras españolas y conforme a los compromisos internacionales.

«Tenemos un enemigo que es global -subrayó- y que es el terrorismo». La ministra, que se refirió a los atentados del pasado verano en Barcelona, puso de relieve que en España se conoce «muy bien» esa lacra. «Sabemos que no hay ningún tipo de descanso a la hora de luchar contra esta amenaza a nuestro modelo de convivencia y libertad», remarcó.

Cospedal recordó que España cuenta con militares desplazados en dieciséis misiones internacionales bajo bandera de la ONU, la OTAN y la Unión Europea y destacó que el Gobierno ha autorizado a aumentar en 32 los soldados desplazados a Irak, con lo que la fuerza pasará a un total de 480 efectivos; 65 en Afganistán, con lo que sumarán 95, y 152 en Mali, con que estarán destinados en el país africano 292 españoles. Asimismo, el contingente en el Líbano podría aumentarse en un centenar de efectivos más en los próximos meses.

Por donde pasan los militares españoles «dejan pruebas de lo mejor del carácter de España», señaló la ministra de Defensa para afirmar que con esa forma de actuar sobre el terreno «nos hemos ganado el respeto, aquí, de los vecinos israelíes y libaneses». Unos profesionales de los que María Dolores de Cospedal destacó la «moralidad, responsabilidad, valor, honradez y defensa de la libertad» así como el «espíritu de sacrificio», especiamente, durante las fiestas navideñas.

Tras desayunar con la tropas, la ministra visitó, acompañada por el general de brigada Francisco Javier Romero Marí, jefe de la Brilib XXVIII y de la Brigada Multinacional Sector Este, distintas posiciones en las que están destacados los cascos azules españoles. Entre otros puntos, la ministra estuvo en la posición 4-28, donde en enero de 2015 murió el cabo Francisco Javier Soria, alcanzado por un error de la artillería israelí.

Once años de misión

La Brigada Extremadura es la 28ª unidad destinada en el Líbano en los once años que ya dura la misión. El 15 de septiembre de 2006 desembarcó el primer contingente español en la playa mediterránea de Tiro. Desde entonces, hasta 28 relevos de tropas se han sucedido en este enclave de Oriente Próximo dentro de la misión UNIFIL de Naciones Unidas. El teatro de operaciones es una zona desmilitarizada próxima a la llamada 'línea azul' (Blue Line) que separa a Israel de su vecino del norte.

El contingente ha desactivado 4.400 minas en las 1.423 misiones realizadas hasta la fecha, limpiando una superficie de 456.000 metros cuadrados. Eran artefactos que, en algunos casos, procedían de la guerra del Yom Kipur en 1973. Otras fueron colocadas durante los enfrentamientos posteriores entre Israel y los activistas de Hezbolá. También han colaborado en la capacitación de las fuerzas armadas libanesas.

Pero además de las funciones militares, los cascos azules españoles han atendido a 20.000 civiles fuera de las instalaciones médicas de los cuarteles, han contribuido a 645 proyectos de mejora de las infraestructuras y han incorporado a más de 5.800 alumnos al programa 'Cervantes', por el que se aseguran que la contribución española en la región quede patente en el futuro.

El lado más amargo de la misión fueron las catorce bajas sufridas. Seis militares perdieron la vida en un atentado contra una vehículo blindado en junio de 2007, el citado cabo Francisco Javier Soria, por un error de la artillería israelí, otros tres cascos azules españoles fallecieron en accidente y cuatro por causas naturales.

Actualmente en la base 'Miguel de Cervantes' trabajan 630 efectivos de la Brigada Extremadura XI, que será relevada en mayo por la Brigada Aragón, una unidad de Policía Militar, doce guardias civiles y un equipo operativo de contrainteligencia y operaciones especiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos