El escándalo Cifuentes alimenta la preocupación por la corrupción

Los populares son los que muestran menor inquietud por los escándalos, a casi diez puntos de la media

P. DE LAS HERAS MADRID.

La preocupación de los ciudadanos por la corrupción y su percepción de que los partidos políticos son un lastre para España repuntaron en abril respecto a marzo. El barómetro publicado ayer por el CIS recoge un aumento de casi cuatro puntos en el porcentaje de encuestados que, de manera espontánea, mencionaron la falta de honestidad en la vida pública como uno de los principales problemas a los que debe hacer frente el país.

En concreto, un 38,3% apeló a la corrupción como elemento de preocupación, frente al 34,5% que la citó en el sondeo del mes anterior. Y casi un 27,5% mencionó a las formaciones políticas, frente al 26% de marzo. No son cifras extraordinarias. Se mueven dentro de una horquilla más o menos constante desde febrero de 2013, justo después de que se hicieran públicos los 'papeles de Bárcenas' y de lo más agudo de la crisis económica en 2010, cuando se empezó a señalar a los políticos como culpables. Pero esta última variación mensual apunta a un episodio concreto, el del máster de Cristina Cifuentes.

El trabajo de campo del sondeo de abril fue realizado entre los días 1 y 10, cuando el escándalo que contribuyó a la caída de la presidenta de la Comunidad de Madrid estaba en pleno apogeo. En este sentido, llama la atención que los votantes del PP se muestran menos preocupados que la media por la corrupción (casi diez puntos por debajo, en un 29%), mientras que los de Podemos son los que más la señalan como obstáculo (más de un 52%). El PSOE y Ciudadanos empatan en torno al 40%.

El paro aún es visto como el principal problema del país, pero en menor medida que hace un año

En la primera semana de abril ocurrieron, en todo caso, más cosas que también han podido tener un impacto en la opinión pública. La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado estaba en el aire y la justicia alemana dejó en libertad a Carles Puigdemont con un escrito en el que, además, cuestionó que pueda imputársele un delito de rebelión. El CIS refleja, a ese respecto, un mayor número de españoles preocupados por la eventual independencia de Cataluña que en marzo (un 11% frente a un 8'6%, que fue la cifra más baja desde que la crisis catalana se aceleró en septiembre del pasado año).

Lo que, en cambio, descendió es el porcentaje de españoles que apuntan a las pensiones como problema. Si en marzo alcanzó el 15%, en abril se quedó en el 13,6% que, en todo caso, es una cifra muy superior a la que venía siendo habitual hasta que los pensionistas empezaron a tomar las calles hace unos meses. De hecho, durante 2017 los encuestados que expresaron su inquietud al respecto se movieron entre tan solo un 2,6% y un 5,2%.

También han disminuido las referencias al paro. Sigue siendo, de lejos, lo que más quita el sueño a los españoles, pero en un año ha pasado de estar en boca del 69,5% a ser citado por el 62,3%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos