Las empresas españolas conquistan el mercado británico en una década

Banderas españolas y británicas ondean en Londres. :: reuters
Banderas españolas y británicas ondean en Londres. :: reuters

La inversión en el país se ha duplicado desde 2007 hasta alcanzar un valor de 82.000 millones en áreas clave como las finanzas o las infraestructuras

D. VALERA

madrid. Ni con los Tercios, ni con la armada invencible. La conquista española de Reino Unido viene de la mano de las empresas que han desembarcado en el mercado británico con fuerza en los últimos años convirtiéndose en actores clave en áreas tan importantes como las finanzas, las telecomunicaciones o las infraestructuras. De hecho, a través de significativas adquisiciones y operaciones comerciales el valor de las inversiones españolas en el país británico en términos de stock se ha duplicado en la última década hasta los 82.000 millones de euros en 2015.

Esta evolución creciente también se traslada al intercambio de bienes y mercancías con una balanza comercial positiva que ha pasado de suponer apenas 132 millones en 2007 a alcanzar los 7.968 millones en 2016. De hecho, Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones españolas. Una fortaleza que, de momento, el 'brexit' no ha diezmado, aunque supone todo un riesgo para las 260 compañías españolas instaladas en Gran Bretaña. Por ese motivo la visita de los Reyes a Reino Unido que comenzó ayer, además de ser una cita estratégica desde el punto de vista institucional y político, supone una oportunidad para estrechar más los lazos económicos en un momento de fuerte auge del discurso proteccionista.

Una de las principales áreas de penetración de las empresas españolas en el Reino Unido es el sector financiero. De hecho, los bancos españoles tienen en su poder 360.000 millones en derechos de deuda pública y privada británica, según los datos del Banco Internacional de Pagos. Una cantidad que se incrementa hasta alcanzar casi los 500.000 millones de euros si se suman otros activos como seguros y derivados financieros.

Uno de los artífices de ese escenario es el Santander. La entidad que preside Ana Botín tiene casi el 30% de sus activos en Gran Bretaña y cuenta con más de 25.000 empleados en el país. Unos datos que responden a las adquisiciones del Abbey National Bank en 2004 -entonces sexto banco británico- y el Bradford & Bingley o el Alliance & Leicester. Todo ello permite que el negocio británico aportara un beneficio al Santander de 1.681 millones el año pasado. Una cantidad que cayó un 14% por la devaluación de la libra. Pese a todo sigue siendo superior a los 1.022 millones obtenidos en España el pasado ejercicio. El otro banco español con más presencia en la isla es el Sabadell. La entidad presidida por Josep Oliu tiene alrededor del 21% de sus activos en Reino Unido, una cifra que se incrementó con la adquisición en 2015 del banco británico TSB.

Telefónica, la mayor compra

Sin embargo, la mayor operación de una empresa española en Reino Unido y en cualquier país extranjero la protagonizó Telefónica al adquirir la compañía O2 en 2005 por unos 26.000 millones de euros. De esta forma la multinacional española entró de lleno en el mercado británico de la mano de una de las principales operadoras de telefonía móvil. La operación no ha sido todo lo rentable que se esperaba, incluso Telefónica ha intentado desprenderse de la filial en varias ocasiones (su venta a Hutchison fue vetada por la Comisión Europea). Pese a todo, la compañía británica aporta 1.601 millones de facturación.

También Iberdrola cuenta con importantes intereses en Reino Unido a través de la compañía ScottishPower Renewables que adquirió en 2007 por 17.000 millones (la segunda mayor operación después de la de O2). De hecho, la eléctrica tiene varios parques eólicos en el país.

Asimismo, las compañías españolas también se han introducido con éxito en el mercado de las infraestructuras británicas. Ferrovial es el principal accionista de varios aeropuertos británicos, entre ellos el más importante de la capital, Heathrow. Además, la compañía que preside Rafael del Pino controla el 50% de otros tres aeródromos (Glasgow, Aberdeen y Southampton). Así, no es de extrañar que el Reino Unido aportara el 30% de la facturación total de la compañía el año pasado.

Otras grandes empresas españolas que tienen presencia en Reino Unido son Acciona (con una desaladora que abastece a casi un millón de personas en Londres) o la gigante del textil Inditex, con multitud de sus firmas en el país. Mención especial merece IAG (el consorcio formado por Iberia y British Airways).

Esta importante presencia española en áreas tan estratégicas del Reino Unido no ha sido siempre bien recibida en el país. Más allá de las críticas en medios sensacionalistas algunas decisiones de organismos de competencia han limitado la presencia española en la isla. Fue el caso de Ferrovial, que debió desprenderse de tres aeropuertos acusado de tener un monopolio.

Más

Fotos

Vídeos