El Ejecutivo avisa a Urkullu de que la reforma del Estatuvo vasco no puede ser unilateral

R. C.

madrid. El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, señaló ayer que la reforma del Estatuto de Autonomía del País Vasco deberá respetar la doctrina del Tribunal Constitucional. Subrayó, además, que lo ocurrido en Cataluña ha dejado claro que «no vale la unilateralidad».

En la Moncloa no gusta la pretensión del PNV de que el nuevo estatus político de Euskadi incluya un derecho a decidir (derecho de autodeterminación) aunque sea «pactado», y que establezca una relación «confederal» con el Estado. Pero a pesar de la disconformidad, el Gobierno no quiere abrir las hostilidades con los nacionalistas, socios imprescindibles del PP si quiere aprobar los próximos proyectos presupuestarios.

El portavoz del Ejecutivo señaló que no conoce en detalle la propuesta del PNV, pero subrayó que el Constitucional ha establecido «una doctrina muy clara respecto a los límites del ejercicio de determinados o pretendidos derechos». Cualquier reforma del Estatuto de Gernika, subrayó, «tiene que acomodarse» a esa doctrina.

«Creo que si hubiéramos hecho eso desde el principio en todas partes, nos hubiera ido mucho mejor y nos hubiéramos ahorrado muchos disgustos», puntualizó el ministro al mismo tiempo que reiteró la apuesta del Gobierno por el diálogo «sin fecha de caducidad» siempre que sea dentro del orden constitucional. «Lo que no vale, y esa es la experiencia catalana -recalcó- es la unilateralidad», ante la cual «el Gobierno no ha dudado ni dudará en ejercer todos los mecanismos que le confiere el orden constitucional».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos