Dolores Delgado, de ser una fiscal de «trinchera» a ser una ministra «de trinchera»

Rafael Catalá entrega la cartera a Dolores Delgado./
Rafael Catalá entrega la cartera a Dolores Delgado.

Delgado, que ya trabaja en el nombramiento del nuevo fiscal general, tuvo que aguantar el desplante de Catalán, al ausentarse antes de tiempo

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Dolores Delgado, delante y detrás de las cámaras, se esmeró en lanzar el mismo mensaje en su primer discurso: cercanía. Proximidad a los ciudadanos, a los profesionales de la Justicia y a las víctimas. «Paso de ser una fiscal de trinchera a ser una ministra de trinchera», proclamó a los cuatro vientos durante el acto del traspaso de carteras, dejando claro a todo el que la quisiera escuchar que la premisa de su gestión pasará por no «alejarse de la realidad».

Quiere -anunció- un ministerio «abierto, próximo, eficaz», digno de la «Justicia del siglo XXI» y dispuesto, sobre todo, a escuchar para mejorar. Delgado recordó que hace solo unos meses pasó semanas en una furgoneta recorriendo los juzgados españoles para recabar apoyos a su candidatura al Consejo Fiscal y que en ese periplo se hartó de 'realidad' de la Justicia española.

La nueva ministra lanzó durante toda la mañana mensajes conciliadores a jueces y fiscales, dando a entender que la época de enfrentamientos abiertos con el Gobierno, como los vividos con el ya exministro Rafael Catalá, y las movilizaciones contra el Ejecutivo, incluidas las recientes huelgas, son agua pasada.

El gran ausente

Catalá, de hecho, fue el gran ausente en la puesta de largo de su sucesora. El exministro, en una maniobra inédita, forzó a hacer el traspaso de carteras en una ceremonia casi íntima en su despacho y luego, en el discurso público de Delgado en otro edificio de Justicia, se ausentó, arguyendo un compromiso ineludible en Cuenca, de donde es diputado.

Catalá, así, de paso, se libró de conversaciones incómodas con los numerosísimos miembros de la judicatura y la Fiscalía que ayer arroparon a la nueva ministra. La lista fue interminable: el fiscal jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón; el que fuera su jefe en la Audiencia Nacional y en Antidroga y actual fiscal en el Tribunal Supremo, Javier Zaragoza; el jefe fiscal de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso; el fiscal superior de Madrid, Jesús Caballero; el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas; la ex fiscal general del Estado Consuelo Madrigal.

No faltó a la cita ni el actual fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, cuyo mandato está a punto de expirar, según dejó entrever Delgado, a pesar de la buena relación personal entre ambos.

Ficha

Ministerio: Justicia

Nacimiento: Madrid, 1962.

Trayectoria: Fiscalía del TSJ de Cataluña, fiscal antidroga, portavoz de la Unidad Especial de la Fiscalía, fiscal de apoyo en la Corte Penal Internacional y coordinadora antiterrorista de la Audiencia.

Retos: Modernizar el proceso penal, digitalización y reforma de la Lecrim.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos