Doce días de desesperada búsqueda y un trágico final

Efectivos rastrean un pozo en los alrededores del lugar de la desaparición./Gráfico
Efectivos rastrean un pozo en los alrededores del lugar de la desaparición.

Cientos de personas se volcaron en el operativo que ha trabajado sin descanso tras la desaparición del pequeño Gabriel

R. C.

Antes de cumplirse 24 horas de su desaparición, Gabriel Cruz ya acaparaba todas las miradas. El menor, de ocho años, desapareció el día 27 de febrero e, inmediatamente, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, voluntarios y familiares comenzaban la búsqueda del pequeño. Se le perdió el rastro cuando abandonó la vivienda de su abuela paterna pasadas las 15.30 horas y se dirigió al encuentro de sus primos Joel y Amaya por un camino de tierra de apenas cien metros, según declaró tras su desaparición la novia del padre de Gabriel, detenida este domingo tras ser interceptada por la Guardia Civil con el cadáver del pequeño en el maletero del coche.

Al día siguiente de la desaparición, los efectivos se afanaban en buscar en cualquier sitio, como acequias, balsas o rincones. Más de 200 personas peinaron desde ese día un radio que se fue extendiendo desde Las Hortichuelas Bajas, el epicentro del caso de la desaparición de Gabriel.

El tercer día ya eran más de 300 los voluntarios que se unían a la búsqueda sin descanso del menor. También el Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) desplegaba en la zona un Puesto de Mando Avanzado (PMA), incorporándose a la búsqueda efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y unidades caninas de la Guardia Civil.

Algunos vecinos aseguran que el día de la desaparición escucharon "un fuerte portazo" y vieron "una furgoneta blanca extraña", justo a la hora en la que desapareció Gabriel.

Las redes sociales también se volcaron con la desaparición de Gabriel. Políticos, deportistas y personajes públicos mostraban en Twitter y a través de los medios de comunicación su preocupación por el caso.

La madre del menor no dejaba de asegurar que el pequeño "jamás" se habría ido a cualquier parte sólo. "Es muy prudente, conoce la zona perfectamente y es imposible que se haya podido perder", indicaba Patricia. Por su parte la Guardia Civil ya indicaba en el tercer día de búsqueda que no descartaban la hipótesis de que Gabriel hubiera sido retenido en contra de su voluntad.

La pista del hombre obsesionado con Patricia

En paralelo, la Guardia Civil detuvo a un hombre, natural de Antas, obsesionado con Patricia, la madre del menor. Según Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, "no hay nada que hoy por hoy vincule a esta persona con la desaparición", aunque este individuo fue sometido a un doble interrogatorio. Dos días después, D. M. F. A. ingresaba en prisión. Por su parte, los padres descartaban que D. M. F. A. tuviera algo que ver con la desaparición de su hijo.

El sábado por la noche, el cuarto día desde la desaparición, se halló una camiseta de color blanco y de talla infantil. La prenda fue hallada por el padre de Gabriel y su novia en una vereda de tierra a escasos 300 metros de la depuradora de Las Negras, junto al camino que lleva a la Cala de San Pedro. El domingo, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Almería no dudó en rastrear la depuradora en busca de cualquier otra pista que esclarezca la desaparición de Gabriel.

La camiseta se convirtió en un elemento importante en la investigación. El padre del menor desaparecido, Ángel Cruz, se mostraba convencido de que esta prenda de ropa la llevaba puesta su hijo en el día de la desaparición. La prenda fue encontrada mientras daban un paseo "por el lugar donde solíamos sacar a los perros". Según confirmó el propio padre, la prenda de ropa estaba entre un cañaveral y él no tocó la prenda "en ningún momento", sino que avisó "de inmediato" a la Guardia Civil. Entre otras consideraciones, se habló de la extrañeza que causó que la camiseta fuera hallada estirada y seca pese a las rachas de lluvia y viento en días anteriores.

Finalmente, la Guardia Civil hallaba este domingo el cadáver de Gabriel Cruz. La actual pareja del padre del menor, que encontró la camiseta con ADN del niño, fue detenida después de que sacara el cuerpo del pequeño de un pozo, lo introdujera en el maletero de su coche y tratara de trasladarlo de lugar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos