El PP se dispone a pertrecharse para frenar a Ciudadanos en las elecciones locales de 2019

Rajoy interviene durante un mitin de la campaña en Cataluña. :: Javier Etxezarreta / efe/
Rajoy interviene durante un mitin de la campaña en Cataluña. :: Javier Etxezarreta / efe

La dirección se centra en los comicios autonómicos y municipales y designará este año al candidato de Madrid y otras plazas

NURIA VEGA

madrid. «Hay margen». A año y medio de las elecciones autonómicas y municipales de 2019, el PP intenta sacudirse la conmoción por el severo retroceso electoral en Cataluña y prepararse para el test más importante antes de los comicios generales. Aun preocupados, diversos dirigentes del partido coinciden en que la formación está a tiempo de pertrecharse para impedir que Ciudadanos avance en el centro derecha y conservar ayuntamientos y territorios, incluso recuperar algunas plazas perdidas en 2015. Pero, además, subrayan la trascendencia que tiene para Mariano Rajoy esta cita con las urnas: «Si las autonómicas te salen mal, llegas muerto a las generales».

Volcados, por lo tanto, en la planificación de los comicios, en el PP sostienen que su futuro no depende sólo del quién; pero especialmente en las grandes ciudades en las que se desconoce el nombre del candidato que lidiará en 2019, su designación será una pieza «vital» para activar el engranaje preelectoral.

La dirección nacional ha previsto anticipar el proceso en los lugares en los que se presentan nuevos aspirantes y, al menos «con carácter general», dar a conocer los cabezas de lista en 2018. No ha sido esa siempre la dinámica en el partido. De hecho, en los últimos años en los territorios se había sufrido la tendencia de Rajoy a apurar los plazos. «Pero, ahora mismo, restar tiempo para que el candidato logre afianzarse, no tendría ningún sentido», advierte un representante popular. El coordinador general del PP confirmó ayer que se actuará con agilidad en plazas como la madrileña, donde el grupo municipal quedó descabezado en abril con la dimisión de Esperanza Aguirre. Hace tiempo que los portavoces del Gobierno y el partido, Íñigo Méndez de Vigo y Pablo Casado -especialmente este último-, figuran en las quinielas para batallar por el consistorio. Y recuperar la capital, administrada por Manuela Carmena, de Ahora Madrid, es un objetivo que ambicionan los populares. Pero no el único. La situación es parecida en ciudades como Valencia, Barcelona o Sevilla. «No voy a concretar, pero igual que en Madrid, en otros sitios nuestro horizonte es el año 2018», apuntó en una entrevista en Europa Press Fernando Martínez Maillo, sin descartar que haya donde no sea necesario acelerar el nombramiento.

El caso de Andalucía muestra sus peculiaridades. Pese a que las elecciones autonómicas en esa comunidad deberían celebrarse en marzo de 2019, el PP vaticina un escenario de adelanto electoral para otoño. Y de ser así, la organización andaluza quiere que todos los candidatos estén cuanto antes en sus puestos con las posibles pugnas internas por el cargo superadas.

En la sede nacional de la calle Génova, donde se han mantenido algunas conversaciones sobre nombres concretos, cuentan ya con este y otros análisis procedentes de los territorios. Una suerte de radiografía para detectar los puntos fuertes y, sobre todo, los débiles e intentar mejorar los resultados de 2015, cuando el PP perdió una quincena de capitales de provincia y consiguió gobernar en Castilla y León, la Comunidad de Madrid, Murcia y La Rioja con el apoyo de Ciudadanos.

Reactivar el partido

Nadie oculta que la presión del partido de Albert Rivera en los sondeos preocupa. Fuentes de la formación se preguntan por qué no consiguen rentabilizar los logros del Gobierno de Rajoy y advierten de que la consolidación de Ciudadanos en el centro derecha resta opciones de crecimiento al PP y casi obliga a los populares a conformarse con no descender. Y en este contexto echan en falta que desde Génova se lleve la iniciativa. «El partido está parado», coinciden varios representantes territoriales consultados. Mientras tanto, en la cúpula del PP señalan el comité de dirección del lunes 8 de enero como pistoletazo de salida del nuevo año. La previsión es dejar a un lado, en la medida de lo posible, la crisis catalana, que ha fagocitado cualquier otro tema político, y reactivar la agenda del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos