La dirección de Podemos trata a partir de hoy el castigo a Bescansa

Iglesias dio de plazo este fin de semana a la cofundadora para que dé un paso al lado y deje la política

ANDER AZPIROZ MADRID.

La dirección de Podemos dio a Carolina Bescansa el fin de semana de plazo para que diera un paso y se retirase de la política después de que se filtrara su propuesta a Íñigo Errejón para unir fuerzas y derrocar a Pablo Iglesias. La cofundadora del partido no ha movido ficha y a partir de hoy la dirección nacional, con mayoría de afines al secretario general, tomará cartas en el asunto. Nadie en el partido ha querido avanzar el castigo que se impondrá a quien en el sector oficialista se considera una «golpista» por haber tratado de revertir lo que decidieron las bases hace un año en la asamblea de Vistalegre II.

A la espera de que se anuncie la decisión, otro de los cofundadores, Juan Carlos Monedero, dio por hecho ayer la salida de Bescansa del partido. «El Congreso pierde una mala política y la universidad gana una buena profesora», afirmó el doctor en Ciencia Política de un modo que combinó la crítica con la alabanza hacia una compañera con la que iba de la mano hace cuatro años.

Fracaso del 'sorpasso'

Monedero nunca se ha mordido la lengua a la hora de atacar a quienes se han opuesto al liderazgo de Iglesias, único dirigente de Podemos contra el que el profesor universitario nunca ha alzado la voz, ni siquiera cuando se vio obligado a abandonar la dirección del partido. Así, no duda en culpar a Bescansa de que Unidos Podemos perdiera un millón de votos en las elecciones de junio de 2016 con respecto a los resultados que Podemos e Izquierda Unida obtuvieron en las generales de diciembre de 2015 por separado. «Como experta electoral -dice Monedero sobre la cofundadora- debería haber previsto que lo que decían las encuestas en las elecciones generales de junio de 2016 sobre el 'sorpasso' no era cierto. Eso determinó una campaña electoral errónea, donde Podemos perdió un millón de votos». «La autocrítica brilló por su ausencia», continuó. Este argumento choca, sin embargo, con las advertencias que se lanzaron desde dentro del partido -entre ellas las de Errejón- de que «no siempre cinco más uno suman seis».

Resta por conocer la fórmula que utilizará la dirección nacional para actuar contra Bescansa, quien a día de hoy no ostenta más cargo en Podemos que el de diputada rasa. Una de las posibilidades que se baraja y que también adelantó Monedero es la de acusarla de haber incumplido el código ético de Podemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos