«Veo difícil curar la herida abierta en la sociedad»

José Montilla es hoy senador designado por el Parlament de Cataluña. :: afp

«El Gobierno central no debe refugiarse tras la policía y los jueces y el Govern este camino que nos lleva al desastre» José Montilla Expresident de la Generalitat

KOLDO DOMÍNGUEZ

-¿Qué pasará mañana?

-No lo sé, no tengo una bola de cristal. Lo que está claro es que no habrá un referéndum porque lo de mañana no cumple ninguno los requisitos necesarios: ni garantías, ni censos, mesas, interventores, campaña electoral y, sobre todo, estar dentro de la legalidad. Eso no quiere decir que no vaya a ver gente que vote. Habrá una movilización de los independentistas. Y también de mucha gente que no lo es pero que irá a votar para castigar al PP y a Mariano Rajoy.

2006-2010
Uno socialista, otro independentista. Uno president, el otro vicepresident. Juntos, José Montilla (Córdoba, 1955) y Josep Lluís Carod Rovira (Cambrils, 1952) gobernaron Cataluña en el segundo tripartido de PSC, ERC e Iniciativa. Muchos sitúan en su legislatura el origen de la actual crisis, cuando tuvieron que lidiar con el recurso al Estatut de 2006 presentado por el PP ante el Constitucional.

-¿Y usted qué hará?

-Yo no voy a votar. La democracia es el respeto al Estado de Derecho, y eso incluye respetar las decisiones judiciales, se compartan o no.

-¿Valdrá entonces para algo la jornada del domingo?

-Unos querrán demostrar la autoridad del Estado impidiendo que no se celebre la consulta y otros demostrar que son capaces de hacerlo. Creo que nadie ganará por 10 a 0. Y espero que no haya incidentes mayores.

-¿Y el lunes qué?

- Estaremos todavía peor que ahora. Todo vendrá condicionado por lo que pase mañana. Si lo que viene es una declaración unilateral de independencia vamos absolutamente hacia el desastre porque el Estado no se quedará sentado ante un acto que por supuesto sería la ruptura con el ordenamiento jurídico vigente. Algo inaceptable.

-¿Hasta dónde llegaría ese desastre?

-No soy optimista aunque no quiero perder la esperanza de que a partir del lunes se abra la posibilidad de iniciar una etapa de diálogo y de búsqueda de soluciones a unos problemas que son reales entre ambos gobiernos. Ojalá se imponga el sentido común, la cordura y volvamos a la política, que es diálogo, negociación y pacto, no imposiciones.

-¿Por ahí pasa la solución?

-España no se debe refugiar detrás de los policías y los jueces, ha de hacer política. Y el Gobierno de Cataluña ha de abandonar este camino que lleva al desastre. No se puede invocar una parte del ordenamiento jurídico, aquella que te interesa, y violentar la otra parte. No se puede liquidar el Estatuto y la Constitución. No es de recibo. Es obvio que para que pueda ser posible el diálogo se han de asumir errores propios y entender que la otra parte tiene algo de razón.

-¿La política también acabará con la fractura que hay en la calle?

-Ésa es una de las cosas que más me preocupa porque, siendo pesimista sobre la posible reconducción del choque entre gobiernos, todavía veo más difícil tratar de cerrar la herida creciente en la sociedad catalana, que se está dividiendo profundamente. Eso será difícil de curar, con o sin acuerdo.

-Esperan años complicados.

-Nos espera un futuro que no es nada halagüeño. Dicho esto, las personas que tienen y las que hemos tenido responsabilidades políticas, debemos hacer lo posible para trata de reconducir las cosas. La situación es mala pero no todo está perdido. Aún estamos a tiempo.

-¿Se arrepiente de algo o cambiaría algo de lo que hizo siendo president?

-Seguro que cometimos errores. No somos infalibles. Todo el proceso del Estatuto... Tengo claro que ahí hay un culpable, el PP, que hizo todo lo posible por cargarse el Estatuto durante su tramitación. Y también después con las maniobras sobradamente conocidas en el Tribunal Constitucional. Dicho lo cual, hubiéramos tenido que hacer esfuerzos adicionales por incorporar al PP a aquel acuerdo. Insistir más. Nosotros también cometimos errores.

Fotos

Vídeos