«Que no haya diferencia política que dificulte un saludo»

Borrell e Iceta, saludan al concluir el mitin del PSOE ayer en Cornellá de Llobregat. :: A. D. / efe
/
Borrell e Iceta, saludan al concluir el mitin del PSOE ayer en Cornellá de Llobregat. :: A. D. / efe

R. C. BARCELONA.

Miquel Iceta comenzó el último día de campaña lanzando un mensaje en el foro Primera Plana de El Periódico de Cataluña: «La derecha no puede derrotar al independentismo». Y lo terminó en Cornellà de Llobregat, donde fue concejal en los primeros años de su carrera política, tratando de redondearlo: «Esta lista, que cierra Carlos Jiménez Villarejo, representa la reconciliación».

El líder del PSC fía su éxito electoral a su capacidad de transmitir que sólo él puede acabar con la fractura social de Cataluña, que sólo él puede «borrar las fronteras internas que se han levantado entre familias y entre amigos» - como dijo en el acto final del partido el exministro Josep Borrell-, porque la derecha, donde sitúa tanto al PP como a Ciudadanos, sólo busca «revancha», dijo, y porque 'En Comú-Podem' ya demostró, al romper el pacto de gobierno en Barcelona, que entre una agenda social de izquierdas y el independentismo, elige al independentismo.

Iceta apeló a los catalanistas no independentistas y a los progresistas para que apoyen un proyecto que, según prometió, «hará posible un cambio de rumbo». «Queremos recuperar el respeto a todas las ideas, que jamás se divida a nuestro pueblo -dijo-; que no haya diferencia política que dificulte un saludo, una sonrisa, un 'selfie'. Y recuperemos la economía; nunca pondremos el bienestar de la gente al servicio de una bandera»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos