Detenida otra persona por el crimen ideológico de un hombre en Zaragoza

R. C.

madrid. La Policía Nacional detuvo ayer a una segunda persona por la muerte de Víctor Laínez, el hombre de 55 años que murió supuestamente a manos de un antisistema de extrema izquierda que le agredió con una barra de hierro en la cabeza. Las primeras hipótesis apuntan a que al agresor no le gustó que la víctima, miembro del colectivo motero Los Templarios, vistiese unos tirantes con los colores de la bandera de España.

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado sábado. La víctima y su presunto agresor coincidieron en un bar donde entablaron una discusión. Fue al abandonar el local cuando Laínez habría sido agredido. Primero recibió el golpe con la barra en la cabeza y después varias patadas mientras yacía en el suelo. La Policía detuvo al principal sospechoso el pasado lunes. Se trata de Rodrigo Lanza, de 33 años y está acusado de un delito de homicidio. En el pasado cumplió cinco años de prisión por dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona durante el desalojo de un edificio ocupado. Tras cumplir la pena protagonizó charlas en las que se presentó como víctima de la represión policial (documental 'Ciudad Muerta').

El segundo detenido es un acompañante de Lanza, quien se cree que no participó en la agresión pero que está acusado de omisión del deber de socorro. Quedó en libertad provisional tras declarar ayer.

La condena de la clase política por el homicidio fue unánime. El diputado de ERC Gabriel Rufián consideró «intolerable» que se ataque a una persona «independientemente de lo que piense o lo que luzca» y Pablo Iglesias censuró «cualquier forma de violencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos