«Desproporcionado, excesivo, abusivo...»

La Generalitat pide al Constitucional que levante su veto al reglamento de la 'desconexión exprés' con un duro recurso

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. «A todas luces desproporcionado, excesivo, contrario a las reglas de la buena fe procesal y, en definitiva, abusivo». Los letrados de la Generalitat no ahorran epítetos en el recurso de súplica que ayer presentaron ante el Tribunal Constitucional. La abogacía de la comunidad reclama a los magistrados que revoquen la suspensión decretada el pasado lunes sobre la reforma del reglamento del Parlamento catalán presentada la pasada semana y que tiene como fin aprobar el procedimiento de 'lectura única', que podría ser usado para tramitar de forma 'exprés' las leyes de la 'desconexión' con España.

La tesis principal del escrito del Gobierno de Carles Puigdemont es que el Ejecutivo de Mariano Rajoy incurrió en un «abuso de derecho» al recurrir la tramitación de la reforma del reglamento, sabedor de que la mera aceptación por parte del Constitucional supondría la suspensión de estas modificaciones. Los letrados de la Generalitat ponen el acento en el hecho de que el procedimiento de lectura única existe en otros muchos parlamentos autonómicos y en el propio Congreso de los Diputados, por lo que su impugnación, dan a entender, solo persigue motivos políticos. O sea, impedir que esa reforma sea usada para tramitar las leyes secesionistas, incluida la aprobación del referéndum del 1 de octubre.

Para la Generalitat, resulta evidente que la apelación del Gobierno central «se funda no en la inconstitucionalidad del texto normativo impugnado, sino en la presunción de su futura aplicación a un supuesto determinado», en clara referencia al proceso independentista. El Gobierno autonómico abunda en que el reglamento que el Parlament pretende sacar adelante «no comporta per se un vicio de inconstitucionalidad». «Es evidente que nos encontramos ante un recurso meramente interpretativo, contrario al principio de presunción de la constitucionalidad de las leyes», señala el recurso.

El Gobierno catalán denuncia que el Ejecutivo de Rajoy ha hecho uso de un instrumento (el recurso paralizante), que solo debiera usarse de manera «excepcional». Y ello, a sabiendas de que puede causar un «daño injustificado» al Legislativo catalán, cuando la lectura única es un «procedimiento extendido» en el parlamentarismo español.

Según explicaron ayer fuentes del Constitucional, la corte no va a hacer excepciones con el recurso de la Generalitat a pesar de la urgencia que el Gobierno catalán reclama. El tribunal dará ahora traslado a las partes del escrito de los letrados del Ejecutivo de Puigdemont y, por el momento, no hay fecha para estudiar el recurso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos