Desconvocada la huelga general de apoyo a la independencia

R. C. BARCELONA.

Con sigilo, el sindicato Intersindical-CSC ha desconvocado la huelga general que preveía llevar a cabo hoy en Cataluña y que debía prolongarse durante diez días. Una escueta nota en su página web anunció que dejaba sin efecto su convocatoria para hoy, y dejaba en el aire lo que pueda suceder con el paro en los restantes días. Se avisará, explica la Intersindical-CSC en su página de internet, «con la anticipación pertinente».

Este pequeño sindicato de filiación independentista había presentado la semana pasada el preaviso pertinente ante la Consejería de Trabajo, que había establecido unos servicios mínimos a partir de hoy y hasta el 9 de noviembre del 33% en los ferrocarriles de cercanías, metro, tranvía y autobuses para las horas punta. Restricción que bajaría al 25% en las horas de menor afluencia de usuarios.

La Intersindical-CSC ya convocó «un paro de país» el pasado 3 de octubre, dos días después del simulacro de referéndum, al que se sumaron otras organizaciones sindicales, estudiantiles y sociales, no así las grandes centrales CC OO y UGT. La convocatoria tuvo un amplio seguimiento en las ciudades, desproporcionado para la representatividad de los convocantes, y fue secundado de forma mayoritaria por los funcionarios públicos ya que la Generalitat decidió no descontar el sueldo del día de paro, aunque la semana pasada rectificó y comunicó a los trabajadores públicos que tenía cuatro meses para recuperar las horas perdidas.

La huelga general que debía comenzar hoy era una de las bazas de las fuerzas independentistas para rechazar la destitución del presidente Carles Puigdemont y sus consejeros, protestar por la intervención de la Generalitat y respaldar la declaración de independencia. Su desconvocatoria hace presumir una desmovilización en las filas del soberanismo ante la reacción del Ejecutivo.

Fotos

Vídeos