El descarrilamiento de un tren en Sevilla por las fuertes lluvias provoca 35 heridos

Imagen del convoy ferroviario que une Sevilla y Málaga y que descarriló ayer. :: JORGE GUERRERO / AFP PHOTO/
Imagen del convoy ferroviario que une Sevilla y Málaga y que descarriló ayer. :: JORGE GUERRERO / AFP PHOTO

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, apunta al desbordamiento del río Guadaira debido a las precipitaciones

AGENCIAS

sevilla. Treinta y cinco personas han resultado heridas, dos de ellas graves, como consecuencia del descarrilamiento de un tren que realizada el trayecto entre Sevilla y Málaga, un accidente que, según las primeras hipótesis, se debió a las filtraciones de agua en la vía por las fuertes lluvias.

Según informan a Efe fuentes del servicio de coordinación de emergencias 112 de Andalucía, la cifra de heridos asciende a 35, de los que dos están graves, ambos ingresados en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. El que más preocupa es un hombre que sufre una fractura de pelvis, aunque no se teme por su vida. A última hora de la tarde de ayer, cuatro de los cinco heridos que fueron ingresados en el Hospital de Valme ya habían sido dados de alta. Solo uno permanece en observación.

El tren, que transportaba 79 pasajeros, ha descarrilado poco antes de las 10.15 en el kilómetro 22 de la línea Utrera-Marchena, a la salida de Arahal (Sevilla).

Para llegar a la zona del siniestro los servicios de emergencia tuvieron que usar tractores, quads y hasta vehículos del Ejército de Tierra, ya que las fuertes lluvias de la pasada madrugada dejaron los campos y veredas de acceso inundadas y enfangadas.

Poco antes de las 11 de la mañana era movilizado el Ejército con base en Morón para que sus vehículos pesados ayudasen en el traslado a los médicos, enfermeros y demás personal sanitario, mientras algunos preferían caminar a pie casi tres kilómetros para atender a los heridos de la forma más inmediata posible. Pero la que fue indispensable ha sido la colaboración de los agricultores de la localidad, que se han movilizado para abrir paso a las ambulancias y remolcarlas, de tal forma que poco después de las 11.00 horas se ha solicitado que no fuesen más tractores, para no colapsar la carretera.

Ayuda de los agricultores

Los agricultores llevaron a los efectivos de emergencias hasta una zona cerca al lugar del suceso, donde han tomado un tren fletado por RENFE para recorrer el último kilómetro de trayecto aproximadamente. Aunque las causas del accidente están siendo investigadas, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha apuntado al desbordamiento del río Guadaira debido a las fuertes lluvias caídas en las últimas horas.

«No es imprudente» decir que todo apunta a que ese desbordamiento ha provocado el «deslizamiento» del tren de la vía, dijo el ministro en los pasillos del Congreso.

En esta misma línea se manifesó el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, quien ha apuntado como hipótesis la filtración de agua en las vías, algo que no es predecible.

De hecho, y según fuentes de la investigación, el suelo se hundió bajo el tren en un tramo de bajada antes de entrar en un pequeño túnel -al que el convoy llegó posiblemente por inercia-, y allí dentro, los dos primeros vagones se mantuvieron en los raíles, pero el tercero se salió de la vía.

El tren circuló unos 200 metros con el tercer vagón fuera de los raíles, hasta que golpeó con una de las paredes del túnel, un golpe que devolvió el vagón a la vía, según las mismas fuentes, que estiman que el convoy continuó un tramo más hasta que el maquinista logró detenerlo.

Una vecina de Torremolinos (Málaga), Rosa Cañete, afectada por el accidente afirmó que media hora antes del accidente avisaron a los pasajeros de que iban a hacer un transbordo por el mal estado de la vía, aunque luego continuaron con normalidad.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresó su deseo de que los heridos se recuperen pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos