Desalojada la Sagrada Familia por una falsa alarma antiterrorista

Un mosso vigila la Sagrada Familia el pasado 19 de agosto, tras los atentados de Barcelona y Cambrils. :: lluis gené / AFP/
Un mosso vigila la Sagrada Familia el pasado 19 de agosto, tras los atentados de Barcelona y Cambrils. :: lluis gené / AFP

Un aviso de « muy baja credibilidad» del espionaje francés había alertado poco antes de la posibilidad de atentados inminentes en España

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Una falsa alarma provocó la tarde-noche de ayer el desalojo de la Sagrada Familia y sus inmediaciones y desató un despliegue de seguridad de enorme envergadura de los Mossos d'Esquadra. La policía autonómica ordenó el desalojo de los comercios cercanos e incluso el cierre de dos estaciones de metro de Barcelona, ante el temor de que una furgoneta aparacada en las cercanías del archifamoso templo estuviera cebada de explosivos.

El operativo de acordonamiento de la Sagrada Familia comenzó sobre las 19:30 horas y no se levantó hasta las 21:30. La ciudad volvió a revivir la angustia de los atentados del 17 de agosto, sobre todo cuando la propia policía autonómica, a través de su cuenta oficial de Twitter, se volcó en dar detalles de su despliegue, hasta el punto de revelar que estaba llevando a cabo un «operativo antiterrorista» en la zona, que había movilizado a sus Tedax y que el objetivo de sus pesquisas era una furgoneta sospechosa.

Los Mossos, que movilizaron a cerca de 200 agentes y ordenaron a todos los vecinos que se quedaran en sus casas , finalmente fueron también los encargados de avisar a través de las redes sociales que todo había sido una «falsa alarma», que no había rastro de explosivo y que la «situación» estaba «normalizada».

Inteligencia gala

El desalojo de la Sagrada Familia, de dos de las estaciones de metro de la línea 2 y 5 y de todos los viandantes de las populosas calles de Provença, Rosselló y Sardenya, había estado precedido de un día muy complicado en la seguridad en Cataluña a raíz de un aviso distribuido horas antes por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del Ministerio del Interior. Según esta alerta, que desde el principio el Interior catalogó de «muy baja credibilidad», los servicios secretos franceses habían avisado de la posibilidad de atentados en menos de 48 horas en suelo español o galo por parte de una célula, en ningún momento identificada, compuesta por al menos cinco individuos.

El origen de estas informaciones -de acuerdo con los servicios de inteligencia galos- eran fuentes de los espías franceses en Irak, que habían ratificado otros dos espionajes aliados. Según mandos de la lucha antiterrorista española, esta información que llegó el lunes a Madrid, se distribuyó de inmediato a Policía Nacional, Guardia Civil, Mossos y Ertzaintza, aunque con la advertencia de se trataba una información 'F6', «fuente desconocida e información no contrastada», o sea el menor rango de fiabilidad posible.

Aun así, los responsables de los Mossos prefirieron reforzar la seguridad y durante todo la tarde de ayer martes hubo controles en los principales accesos a Barcelona, lo que en algunos casos provocó atascos de hasta seis kilómetros.

Los servicios antiterroristas no han podido confirmar que la Sagrada Familia fuera el objetivo de la célula de Ripoll. No obstante, el templo ha aparecido en muchas de las reivindicaciones del Daesh, la última el pasado sábado en la revista 'Rumiyah', máximo órgano de expresión del Estado Islámico.

Fotos

Vídeos