El Rey defiende la Constitución frente al «intento de socavar» la democracia en Cataluña

Felipe VI interviene ayer en el Foro Económico Mundial, que se celebra cada año en la localidad suiza de Davos. :: Denis Balibouse / reuters/
Felipe VI interviene ayer en el Foro Económico Mundial, que se celebra cada año en la localidad suiza de Davos. :: Denis Balibouse / reuters

Felipe VI ensalza en Davos el cumplimiento de la ley en España y sitúa al país como referente para los inversores

M. E. ALONSO

MADRIS. Una España que defiende el Estado de Derecho como «piedra angular» de la democracia. Es el mensaje que ayer quiso enviar Felipe VI en su discurso en el Foro Económico Mundial, donde puso en valor el atractivo inversor del país y su contribución al fortalecimiento económico de la Unión Europea.

En su estreno ante la élite política y económica mundial reunida hasta mañana en la ciudad suiza de Davos, el Rey no eludió la crisis institucional y reconoció que tras el referéndum independentista del 1 de octubre se produjo en Cataluña «un intento de socavar las normas básicas del sistema democrático».

Desde la estación de esquí suiza, el Jefe del Estado volvió a hacer una encendida defensa de la unidad de España y del respeto a la Carta Magna, que, insistió, no es un mero «adorno» sino el pilar clave de la convivencia democrática. Y despejó cualquier posible duda que quedara sobre España al reafirmar con rotundidad que «la Constitución y las leyes se cumplen».

Sin mencionarlo de forma expresa, el jefe del Estado respaldó nuevamente -ya lo hizo durante su discurso de los premios Princesa de Asturias- la aplicación del artículo 155 de la Constitución ante los envites soberanistas de la Generalitat y avisó a los partidos secesionistas de que «los desacuerdos políticos» deben resolverse dentro del «marco legal». «El bienestar y el progreso -añadió- no se obtienen en solitario o en división».

Felipe VI se puso el traje de embajador de gala de la marca España y aprovechó su discurso en Davos para resaltar las fortalezas y los logros económicos de la cuarta economía de la eurozona. Desde su patrimonio histórico hasta el liderazgo en trasplante de órganos, que indica la «calidad humana» de los españoles, pasando por los éxitos del sector turístico en un país que en 2017 fue el segundo más visitado del planeta, con 82 millones de turistas.

El Rey dedicó la parte final de su intervención a proclamar el firme compromiso de España con el proyecto de integración europea y la voluntad de secundar la anunciada refundación de la Unión Europea. «El alma de esta nueva Europa debe reflejar el alma de sus ciudadanos, para eso pueden contar con España», sentenció.

Reunión con Macron

Las palabras del Monarca anticiparon el mensaje propeuropeo que resonó durante la jornada de ayer en la convención suiza, con la comparecencia de la canciller de Alemania, Angela Merkel, del presidente de Francia, Emmanuel Macron y del primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni. Con el mandatario galo don Felipe mantuvo un encuentro bilateral, el primero tras su llegada al palacio del Elíseo, en el que le trasladó la invitación para visitar España. El jefe del Estado también se entrevistó con el rey Abdalá de Jordania.

Felipe VI aterrizó el martes en Davos con una apretada agenda y una primera cita en la localidad alpina en la cena de bienvenida que ofreció el presidente y fundador del Foro Económico, Klaus Schwab, a los 70 jefes de Estado asistentes a la convención. En sus casi 24 horas en la estación de esquí, don Felipe se reunió con algunos de los máximos responsables ejecutivos de grandes grupos internacionales de Europa, América y Asia, como Alibaba, Microsoft o Temasek.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos