El PP le declara la guerra a las «fake news»

El PP le declara la guerra a las «fake news»

Los populares admiten que no han detectado una difusión de bulos en las redes sociales durante la campaña del 21-D, pero plantean debatir sobre este fenómeno en el Congreso

NURIA VEGAMadrid

El PP no ha detectado que con motivo de la campaña del 21-D se hayan difundido noticias falsas en las redes sociales con ánimo de interferir en el proceso electoral. Pero los populares sí denuncian que en la jornada del referéndum del 1 de octubre circularon imágenes que no se ajustaban a la realidad y que se expandieron de manera “deliberada” por Internet. Lo comparan con la transmisión de bulos durante el debate del 'brexit' en Reino Unido y entienden que ha llegado la hora de que el Congreso aborde el fenómeno de las “fake news”.

El Grupo Parlamentario Popular ha registrado en la Cámara baja una proposición no de ley sobre “las medidas necesarias para garantizar la veracidad de las informaciones que circulan por Internet y evitar injerencias que pongan en peligro la estabilidad institucional en España”. Desde el 1 de octubre, el PP se ha movilizado para denunciar la proliferación de perfiles que difunden datos falsos por las redes con una intencionalidad definida. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que propuso a principios de mes la creación de un grupo de trabajo en el Congreso, apuntó que se habían producido injerencias procedentes del territorio ruso durante el desafío secesionista. Ahora, los populares plantean que se debata en pleno cómo proceder.

“Estamos hablando de la tergiversación de la verdad con el objetivo de incidir en procesos electorales y desestabilizar nuestro sistema democrático”, ha subrayado el portavoz parlamentario del PP, que apunta a figuras como la de Julian Assange y señala que tras él hay una empresa de más de 200 personas. En el escrito que ha presentado esta mañana Rafael Hernando se propone elaborar métodos para identificar las falsedades y frenar su expansión, impulsar sistemas de vigilancia y respuesta ante acciones extranjeras que pretendan debilitar la confianza en las instituciones públicas, promover un acuerdo internacional contra la desinformación como amenaza global y reforzar la comunicación estratégica en la UE.

Preocupado también el Gobierno por la ciberseguridad, que no es lo mismo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría ya anunció que se pondrá en marcha un Centro de Operaciones de Seguridad para proteger a la Administración de los posibles ataques informáticos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos