Cospedal recuerda el papel del Ejército como garante de la integridad y soberanía del país

Cospedal pasando revista durante el acto con el que Defensa celebró su 40 aniversario. :: j. j. gullén / efe
Cospedal pasando revista durante el acto con el que Defensa celebró su 40 aniversario. :: j. j. gullén / efe

La ministra subraya la misión constitucional de las Fuerzas Armadas el día en el que la Generalitat presenta la ley del referéndum

NURIA VEGA MADRID.

Sin mención expresa al proceso secesionista, pero el mismo día en el que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras presentaron la ley del referéndum en el camino hacia la ruptura entre Cataluña y España, la ministra de Defensa recordó el papel que la Carta Magna encomienda a las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil. «Por tierra, mar y aire, se encuentran donde haya que proteger los valores de la democracia y la Constitución Española, pero también la integridad y la soberanía de nuestro país», ensalzó María Dolores de Cospedal.

Garantizan en su entorno que no hubo interés en deslizar una advertencia al independentismo y en la Moncloa relativizaron el discurso de la ministra, pronunciado en un acto de conmemoración del 40 aniversario de la creación del Ministerio de Defensa. «Se ha limitado a leer lo que dice la Constitución», apuntaron fuentes gubernamentales.

El artículo 8.1 de la Carta Magna recoge que «el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y ordenamiento constitucional». Pero, siendo así, el Gobierno ha defendido hasta ahora actuar en Cataluña de manera «proporcional» a medida que la Generalitat vaya consumando su plan independentista.

Siguiendo esa tesis, la propia Cospedal garantizó el pasado 23 de mayo que el Ejecutivo no tiene «ninguna intención» de recurrir a las Fuerzas Armadas, aunque añadió, «inicialmente». Sí incidió en que si las amenazas de desconexión llegaran a transformarse en hechos, habría que emplear todos los medios del Estado de Derecho para impedir la ruptura. Es cierto que el cruce de declaraciones había alcanzado en aquel momento su punto más álgido.

Fuentes del PP enmarcan este tipo de mensajes en un discurso encaminado a advertir a la Generalitat de que hay instrumentos suficientes para asfixiar todo intento de vulnerar la legalidad. Pero creen que llegar tan lejos, en las circunstancias actuales, no encaja con la mesura de la que hace gala el presidente del Gobierno. Además, subrayan que es Mariano Rajoy quien se encarga junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, de definir la hoja de ruta ante el desafío secesionista y que, a día de hoy, están más centrados en obstaculizar los preparativos para frustrar la consulta que en las medidas coercitivas.

«Desacertadas»

Esa estrategia estaría, en principio, consensuada con el PSOE y Ciudadanos. Son los partidos con los que el Gobierno asegura mantener un diálogo fluido y con los que se ha acordado no «sobreactuar» para evitar favorecer el «victimismo» del que creen que se alimenta el mundo independentista.

Pero el secretario general del PSOE no se mostró ayer de acuerdo y calificó de «desacertadas» las palabras de Cospedal y llamó a no «tensar» en un momento en el que conviene la templanza. Pedro Sánchez ya manifestó el pasado 29 de mayo al jefe del Ejecutivo su respaldo frente a la convocatoria del referéndum ilegal. Ambos líderes políticos tendrán la oportunidad de abordar este asunto en su encuentro de mañana en la Moncloa.

Fotos

Vídeos