Correa apunta por primera vez al presidente en la financiación irregular del PP

Sostiene ante la comisión del Congreso que daba el visto bueno a los gastos electorales del partido cuando era secretario general de 2003 a 2004

RAMÓN GORRIARÁN

madrid. Francisco Correa cree que Mariano Rajoy «daba el ok» a los gastos electorales y ordinarios del PP mientras fue secretario general del partido entre septiembre de 2003 y octubre de 2004. El presidente lo negó en redondo en julio pasado, cuando declaró como testigo en el juicio del 'caso Gürtel' y dijo que mientras fue el número dos del PP y director de campañas electorales «se dedicaba única y exclusivamente a lo político» mientras que las finanzas estaban en manos del tesorero y del gerente de la organización.

El cabecilla de la trama 'Gürtel' declaró ayer por videoconferencia desde la cárcel de Valdemoro, donde cumple una pena de 13 años de cárcel por el 'caso Fitur', ante los diputados de la comisión de investigación de la presunta financiación irregular del PP. Al principio se mostró evasivo, pero a medida que entraba en calor fue más explícito. Preguntado sobre si Rajoy, como secretario general, aprobaba los gastos del partido, respondió: «Pienso que sí».

Explicó que nunca tuvo amistad con el hoy presidente del Gobierno, al que conocía de vista, pero negó que el motivo por el que sus empresas dejaran de trabajar con el PP fuera que él utilizara el nombre del partido para sus negocios, como adujo Rajoy. La razón fue «otra», dijo misterioso sin añadir detalles. También comentó que su relación con José María Aznar se limitaba a un «hola, buenos días». Con quien mantenía amistad, dijo, era con su yerno Alejandro Agag, al punto de que fue uno de los testigos de su boda con Ana Aznar.

Correa cree que Rajoy ejerció con todas las prerrogativas su papel de director de campañas electorales, gestionó las de las generales de 1993, 1996 y 2000 y las municipales de 1995. Afirmó que se relacionaba con el responsable de la campaña para la organización de los actos, pero cuando se le recordó que ese cargo lo desempeñó Rajoy, precisó que hablaba con «el secretario» de la campaña, Jesús Sepúlveda, exmarido de la exministra Ana Mato, con el que sí tuvo una vinculación profesional «muy estrecha».

Faltan acusados

Confirmó que el sistema de trabajo era el que han explicado los empresarios valencianos y el ex secretario general del PP en esa comunidad, Ricardo Costa. Las empresas de Correa, como Orange Market, facturaban a los constructores por los actos electorales organizados para el PP y sus empresas se veían favorecidas con contratos públicos. «Ha quedado muy claro en el tema de Valencia cómo nos abonaban», subrayó y rememoró que él ya se lo explicó al juez del 'caso Gürtel, primera etapa' durante una declaración de «13 o 14 horas», en la que relató cómo intermediaba ante los empresarios para que pagaran al tesorero del PP el 3% de las adjudicaciones públicas que lograban.

El jefe de la trama también deslizó que en el banquillo de los acusados sobre 'Gürtel' y la financiación del PP falta gente. «No están todos los que son», dejó caer sin dar nombres. Se apuntó asimismo a la tesis de que más que una «trama 'Gürtel'», lo que hay es una «trama PP» organizada para procurarse una financiación irregular.

Unas palabras que para los populares «son cortinas de humo», según el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, que volvió a negar que Aznar y Rajoy controlaran las finanzas del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos