El coordinador de Interior para el 1-O coloca a Trapero a un paso del banquillo

El coronel Pérez de los Cobos mantiene que los Mossos facilitaron el referéndum

R. C.

MADRID. El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, responsable del operativo policial del 1 de octubre para impedir el referéndum, aseguró ayer en el Tribunal Supremo que el dispositivo de los Mossos para la consulta estaba más pensado para facilitar su celebración que para cumplir las órdenes judiciales de impedirlo.

Pérez de los Cobos, que declaró durante más de cuatro horas ante el juez Pablo Llarena, tuvo siempre la impresión de que ni el exconsejero de Interior Joaquim Forn (en prisión preventiva desde noviembre pasado) ni el exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero tuvieron intención de cumplir el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que ordenaba la retirada de las urnas y evitar la consulta. Preguntado además por si Trapero, investigado en la causa abierta en la Audiencia Nacional, «actuaba por libre» o cumplía órdenes de Forn, el coronel del instituto armado afirmó que, en su opinión, cumplía las instrucciones del exconsejero encarcelado.

En su declaración, Pérez de los Cobos aseguró que el papel de los Mossos el 1-O era el de «obstaculizar» el trabajo de las fuerzas de seguridad del Estado y «vigilar» lo que hacían para «informar» a los ciudadanos que estaban en los colegios electorales. Explicó además que su prioridad fue siempre cumplir la ley, incluso por encima de las consideraciones para mantener la convivencia ciudadana que arguyeron los responsables de Interior de la Generalitat y de la Policía catalana.

El responsable policial reconoció el uso de pelotas de goma y gases lacrimógenos el día de la votación pero no la existencia de 1.060 heridos. Esa cifra, subrayó, corresponde a los atendidos porque el de los que sufrieron daños reales fueron muchos menos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos