Confiesa el detenido por la muerte de una asturiana

La mujer falleció debido a las fracturas cranoencefálicas que su agresor le provocó con un objeto romo

D. S. FUENTE / RAMÓN MUÑIZ

navia (asturias). Javier Ledo, el hombre arrestado el viernes como principal sospechoso de la muerte de la gijonesa Paz Fernández, ha terminado por derrumbarse. El avance de la investigación liderada por la Guardia Civil consiguió socavar la firmeza del relato que venía utilizando para declararse inocente, según confirman fuentes próximas al caso. Durante el día de ayer asumió su participación en el crimen y colaboró aportando nuevas pistas a los agentes. Para corroborar esos detalles, los especialistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) tienen previsto regresar hoy al pantano de Arbón, el lugar donde fue encontrado el cuerpo de la víctima, con signos evidentes de haber sufrido una muerte violenta.

La confesión de Ledo llega antes de que esta mañana, alrededor de las nueve, se cumpla el plazo de 72 horas desde su arresto. Ese era el margen del que disponía la magistrada Marta Huerta Novoa, titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, para resolver sobre la situación personal del sospechoso. Es decir, sopesar si los indicios son suficientes para enviarle a la cárcel en calidad de preso preventivo, o por contra procedía la libertad con o sin fianza. El reconocimiento de los hechos en el cuartel de Luarca deberá ahora ser ratificado en sede judicial para adquirir plena validez y abrirle la puerta a que, llegada la hora, puedan apreciarse posibles atenuantes de confesión y colaboración.

Desde su arresto, el viernes pasadas las nueve en Navia, Ledo ha sido testigo directo del amplio despliegue realizado por el Instituto Armado para completar las piezas que faltaban a este puzle. La detención y posterior entrada y registro solo se activó cuando las declaraciones testificales se contaban por docenas y habían llegado los resultados de la autopsia. Según el examen, la gijonesa falleció debido a las fracturas cranoencefálicas que su agresor le propinó con un objeto romo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos