Los comunes ven un «retroceso democrático» en dar todo el poder a Puigdemont

R. C.

barcelona. El líder de Catalunya En Comú-Podem en el Parlamento catalán, Xavier Domènech, denunció ayer que dar a Carles Puigdemont todo el poder de decisión sobre la investidura es «un retroceso democrático». El portavoz de los comunes señaló que en las elecciones del 21 de diciembre se eligió «a un parlamento y no a un presidente».

«La responsabilidad es de cada uno de nosotros. ¿Tienen que esperar a ir a Berlín?» y esperar a que dé su visto bueno, manifestó durante su intervención el Parlament en el debate sobre la aprobación de la reforma de la Ley de Presidencia. Domènech consideró un despropósito la reunión que mantendrán mañana los diputados JxCat en la capital alemana y en la que valorarán los escenarios para la investidura.

El portavoz de Catalunya En Comú-Podem señaló que los independentistas «no saben hacia donde van. Basta de simbolismos para justificar decisiones que ni ustedes mismos saben cuáles son». Insistió en la idea de que los secesionistas deben formar el Gobierno de la Generalitat cuanto antes, aunque se ha mostrado convencido de que será «un mal» Ejecutivo, y añadió que espera «que no vengan luego a decir que todo se soluciona con unas nuevas elecciones».

Domènech preguntó a los independentistas «para qué» impulsan la reforma de la ley de Presidencia «si no sirve para nada», después de que el diputado Antoni Castellà, del grupo de Esquerra, haya reconocido que es posible que la reforma no sirva para hacer a nadie presidente porque «se la cargarán».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos