Ciudadanos se niega a cambiar la dispersión de los reclusos

M. E. ALONSO MADRID.

Ni un paso atrás ni una mínima cesión. La formación de Albert Rivera se opone a cualquier cambio en la política de dispersión de presos de ETA mientras aún queden asesinos sueltos y más de 300 casos sin esclarecer. «El trabajo policial debe seguir», aseveró ayer el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Es el caso de 'Josu Ternera', el histórico líder de ETA que ha puesto voz al comunicado de disolución de la banda terrorista y que encabeza, junto con Iñaki de Juana Chaos, la lista de los etarras más buscados. Son los dos primeros de una relación de alrededor de un centenar de miembros de la organización fugados de la Justicia y repartidos principalmente por Francia y Suramérica.

Para Ciudadanos, aunque la disolución de ETA es sin duda una «buena noticia», no hay «nada que agradecer» a la banda por haber dejado de matar e insisten en que la escenificación de su final tampoco debe servir para obtener ningún beneficio. «No pueden -remarcó Villegas- sacar ventaja del paripé mediático de estos días».

Como ya hiciera el propio Rivera un día antes desde Buenos Aires, su mano derecha quiso poner el acento en las víctimas, las verdaderas «protagonistas» y los «héroes de esta etapa de sufrimiento». De ellas destacó que, pese a padecer en su propia piel el golpe del terrorismo, se han mantenido firmes y «nunca han pedido venganza sino justicia».

Villegas celebró que ETA haya sido «derrotada» gracias a la unidad mostrada por los demócratas en estos cuarenta años de «terror», sin ceder a las pretensiones de los etarras, que «tenían un plan para imponer el separatismo en el País Vasco». Aunque, en su opinión, el final de ETA solo llegará cuando se esclarezcan todos los casos abiertos. «Ese será el final de la historia -abundó el dirigente liberal-, que todos los delincuentes vayan a prisión y cumplan íntegramente las penas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos