Cifuentes se resiste a dimitir: «Ni mi currículum ni mis calificaciones han sido falseadas ni falsificadas»

Cifuentes, en el pleno de la Asamblea de Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid no muestra el trabajo final y denuncia una «operación» política y de descrédito contra ella y su gobierno | Ciudadanos, partido socio del PP en el Gobierno madrileño, anuncia una comisión de investigación

NURIA VEGA y MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Ni Trabajo de Fin de Máster ni golpe de efecto. Cristina Cifuentes no se reservaba para su comparecencia extraordinaria en la Asamblea de Madrid ningún as en la manga que despejara definitivamente las dudas sobre si obtuvo el título en Derecho Autonómico sin presentarse a dos asignaturas. Tal y como pronosticó ayer Mariano Rajoy, la presidenta regional reiteró las explicaciones dadas y mostró los mismos documentos de la Universidad Rey Juan Carlos que envió a la prensa el mismo 21 de marzo en el que estalló la polémica. El único papel que no agitó en la tribuna del parlamento madrileño es el acta del tribunal que la examinó y que, según publica hoy El Confidencial, podría contener dos firmas falsificadas.

Cifuentes transformó la comparecencia en una defensa de su honor y en la reivindicación de su trayectoria en la lucha contra las malas prácticas. De hecho, esa es la razón por la que la presidenta intuye que es objeto de fuego ajeno o amigo, como ha dejado en el aire. «Resulta difícil, al menos para mí, decir si esta operación de descrédito contra mi persona obedece exclusivamente a una operación política de la izquierda y de sus socios pensada básicamente para ganar en los medios y redes lo que no han logrado ganar en las urnas o si, además de ello, es el precio que debo pagar por haber hecho cosas como combatir la corrupción en todo momento», censuró. Incluso en el pleno de hoy, exigido por toda la oposición, vio un «fraude de ley parlamentario».

En este contexto, la presidenta madrileña descartó dimitir. «Si alguien pensaba o cree todavía que con esta operación va a desmoralizarme o apartarme de mi camino, creo se ha equivocado por completo. No sólo no lo va a conseguir, sino que ya ha logrado lo contrario, que es que me reafirme hoy más que nunca en mi vocación de trabajo», advirtió.

Es más, no aceptó más irregularidad en la obtención del título del máster que los errores que pudo cometer la universidad en la «transcripción» de sus notas. Un fallo del que, asegura, fueron víctimas más alumnos. Y para sostenerlo exhibió correos electrónicos de profesores reclamando corregir multitud de expedientes. «El título que figura en mi currículum es perfectamente real y legal, es oficial, expedido por la Universidad Rey Juan Carlos, y ni mi currículum ni mis calificaciones han sido falseadas ni falsificadas. Yo no he inventado ese título. No hay ni falsedad ni falsificación», aseveró. «Hay constancia documental a través de mi certificado académico, donde figuran las 12 asignaturas del máster, con el número de créditos conseguido y las correspondientes calificaciones, así como también la nota media ponderada (un 7,43)», zanjó

Está por ver si las explicaciones sirven para que la dirección nacional del PP, pendiente de la comparecencia, dé por cerrada la controversia. En el parlamento regional fue recibida y despedida con una cerrada ovación de sus compañeros populares. Cifuentes, en todo caso, anunció que además de la querella contra el director y la redactora de 'eldiario.es' que publicaron las supuestas irregularidades, ha solicitado un acto de conciliación antes de proceder también en los tribunales por delitos contra su honor.

«Los hechos hablan por sí solos y al final se resumen en varias cosas. En primer lugar, en que mi expediente académico no fue manipulado de manera irregular. Es un hecho demostrado que todas las asignaturas fueron aprobadas y calificadas. Y que acabé mi máster en 2012. Lo he demostrado con documentos y lo ha confirmado la propia universidad, esa es la realidad», afirmó Cifuentes en una segunda intervención. La presidenta madrileña, que fue conminada a terminar por la presidenta de la Asamblea de Madrid al superar el tiempo, protestó a la oposición por no haber mostrado ninguna prueba y aseguró que siempre había mantenido la misma versión sobre lo ocurrido. «No he estado en silencio. No he estado desaparecida», añadió a quienes acusaron de no haber hablado de manera pública desde que se conoció la situación.

«No se me puede exigir que ese trabajo aparezca necesariamente», justificó en una rueda de prensa posterior. Según la presidenta de la Comunidad de Madrid, el TFM podría encontrarse en alguna de las cajas de una reciente mudanza. «Yo voy a seguir buscándolo», añadió después de asegurar que ha dado una autorización a la Universidad Rey Juan Carlos para que lo muestre en público. «Respecto al TFM no es que no lo enseñe, es que no lo he encontrado. No recuerdo si lo he guardado o no. No es una tesis doctoral que uno guarda o publica, es un Trabajo de Fin de Máster. No es que no me importara pero tampoco es que fuera el centro de mi vida», insistió. «Lo defendí de forma presencial en el campus de la universidad en Vicálvaro», recordó.

También le preguntaron por la posiblidad de mostrar los correos electrónico con su tutor sobre el TFG como hizo con otras comunicaciones para defenderse en este caso. «He intentado recuperar los correos electrónicos que recibí o mandé, pero ha resultado imposible. Esa cuenta de correo se borró y no he podido recuperar los correos, esta es la realidad», respondió.

Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, comenzó el turno de intervenciones. «La señora Cifuentes dijo que se le extravió el Trabajo de Fin de Máster», comenzó antes de enumerar las muchas dudas sobre el curso. «Demuestre que ninguna de esas excepciones supongan un trato de favor hacia usted», argumentó. «La señora Cifuentes es una persona honrada», repitió con ironía varias veces la política. «¿Dónde está su TFM?», preguntó en una segunda intervención que terminó con «Señora Cifuentes, dimita».

Por su parte, el portavoz del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, reclamó saber «si ha cursado o no, si se matriculó, si asistió y si pasó todas las pruebas en las mismas condiciones del resto de los alumnos». «Eso lo conoce y lo puede explicar. Esta es su oportunidad», remató. En su segunda intervención, el antiguo profesor universitario indicó la «confusión» con las explicaciones sobre las asignaturas cursadas o aprobadas. «Cada día sostiene una cosa diferente (..) Sus compañeros tampoco recuerdan verla jamás en el aula pese a ser un máster con obligación presencial», remarcó quien fuera rector de la Universidad Autónoma de Madrid. «Es inverosímil que se produjera el mismo error administrativo en dos ocasiones y en la misma persona», apuntó sobre las dos asignaturas que en principio aparecieron como 'No presentado' y después fueran corregidas con un 'Notable'.

Ciudadanos, el partido que sostiene el Gobierno de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, pedirá una comisión que investigue el presunto máster fraudulento de la presidenta regional. Así lo anunció el portavoz de la formación, Ignacio Aguado, durante su intervención en el pleno extraordinario forzado por la oposición para obligar a la dirigente popular a dar explicaciones ante la Cámara madrileña.

«A Ciudadanos no le temblará la mano a la hora de ser contundentes, como ya ha demostrado en Andalucía o Murcia», le recordó Aguado a Cifuentes, que mostró su confianza en contar con el respaldo del PSOE y de Podemos para «aclarar toda la verdad y dirimir las responsabilidades» en el ‘caso Cifuentes’.

Con un tono duro pero evitando pedir su dimisión, el líder naranja en la Comunidad de Madrid desgranó durante su intervención una a una todas las contradicciones sobre las presuntas irregularidades en la obtención por parte de la presidenta. Desde su matriculación tres meses después de que terminará el plazo hasta la supuesta falsificación de dos de las tres firmas del acta de su trabajo fin de carrera, que hoy publica ‘El Confidencial’. «La universidad y usted forman parte de la misma trama», acusó. Además, puso en cuestión la «credibilidad» de la presidenta por no haber hablado en los últimos 14 días y encontrarse «escondida en la cueva de la Puerta del Sol» en referencia a la sede del poder madrileño. «Usted se saltó todos los plazos de matriculación habidos y por haber, ordinarios y extraordinarios», reclamó.

La anécdota

Martínez-Maillo participó esta mañana en un encuentro informal con la prensa para avanzar los detalles de la convención nacional que el PP celebrará el viernes, sábado y domingo en Sevilla para impulsar el partido. Y la anécdota también la ha protagonizado Cifuentes, cuyo nombre no figuraba en el primer borrador del programa.

El gabinete de prensa lo atribuyó a un error subsanado de inmediato con la impresión de un nuevo papel en el que la presidenta de la Comunidad de Madrid aparece como participante en un panel del cónclave junto al resto de barones.

Más de 30 alcaldes arropan a Cifuentes en el Pleno

Más de 30 alcaldes del PP y los portavoces en la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio, y en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, acudieron al Pleno extraordinario para mostrar su apoyo a Cifuentes.

Según fuentes 'populares', acudieron a la Cámara de Vallecas más de 30 alcaldes, entre ellos el de Las Rozas, José de la Uz; la de Collado de Villalba, Mariola Vargas; el de Villanueva de la Cañada, Luis Partida Brunete, el de Majadahonda, Narciso de Foxá; el de Navalcarnero, José Luis Adell; el de Galapagar, Daniel Pérez; el de Colmenarejo, Julio García. También, además de Ossorio y Almeida, acudirán los portavoces municipaales del PP de San Sebastián de los Reyes, Raúl Terrón, o el de Móstoles, Alberto Rodríguez de Rivera.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos