Cientos de personas se agolpan en el cuartel de la Guardia Civil para clamar venganza

Tensión y gritos en la puerta de la Comandancia de la Guardia Civil. :: sergio gonzález/
Tensión y gritos en la puerta de la Comandancia de la Guardia Civil. :: sergio gonzález

SERGIO G. HUESO ALMERÍA.

Cientos de personas se agolpaban al cierre de esta edición frente a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil en Almería pidiendo «justicia» en el caso de Gabriel Cruz. Después de conocerse el fatal desenlace y la detención de la única acusada por la muerte del pequeño, la consternación y el enfado de los ciudadanos tuvo como punto de ebullición las puertas del cuartel del Instituto Armado, lugar a donde trasladaron a Ana Julia Q. C. y punto concreto donde más de medio millar de personas acudió para clamar venganza en una concentración que se desbordó.

El peor momento, el más tenso, se vivió a partir de las 19:30 horas, una vez finalizaron los cinco minutos de silencio en recuerdo de Gabriel convocados por el Ayuntamiento de Almería. Tras el sentido acto, muchos vecinos se trasladaron al lugar donde se encontraba la detenida y allí derrocharon odio contra la presunta culpable así como también frustración por la injusta muerte del hijo de Patricia.

Después de varios minutos en los que se lloró por el triste final del niño, el protagonismo lo tomó la desesperación de la gente, que se tornó en violencia verbal hacia la arrestada. Gritos de «¡Asesina, asesina!» rasgaron la desapacible noche almeriense. Los agentes de la Benemérita se vieron obligados a cerrar la valla de seguridad y a hacer un cordón para impedir que nadie pudiera acceder al interior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos