Cerca de mil empresas trasladan su sede fiscal fuera de Cataluña desde octubre

Sede de la Caixa en Barcelona. :: PIERRE-PHILIPPE MARCOU / afp/
Sede de la Caixa en Barcelona. :: PIERRE-PHILIPPE MARCOU / afp

La Agencia Tributaria constata que el peso de las ventas declaradas en la comunidad se reduce tres puntos en apenas un mes

D. VALERA

madrid. Uno de los primeros síntomas que permitió calibrar el impacto de la deriva independentista en Cataluña fue la decisión de las empresas de trasladar su sede social a otras comunidades. Sin embargo, esa fuga ha ido más allá en algunos casos y casi mil sociedades también han decidido llevar su sede fiscal a otras regiones españolas desde el 1 de octubre, según fuentes de la Agencia Tributaria. Esto significa que alrededor del 40,5% de las 2.471 empresas que en el último mes y medio salieron de Cataluña cambiaron tanto el domicilio social como el fiscal.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que estos traslados suponen más un gesto simbólico que económico, ya que su impacto en las arcas de la Generalitat es limitado, al menos a corto plazo. En concreto, el Impuesto sobre Sociedades que pagan las compañías por sus beneficios es de carácter estatal, es decir, lo recauda directamente la Agencia Tributaria independientemente de la ubicación de la compañía.

Asimismo, otros impuestos de carácter autonómico o local como el de Actividades Económicas se paga en función del número de oficinas o establecimientos de la empresa en cada ciudad. Por tanto, como lo que se ha producido no es una deslocalización (las empresas han cambiado su sede social o fiscal, pero mantienen su infraestructura en Cataluña) seguirán tributando lo mismo por esta figura. Esos traslados de sede, no obstante, buscan lanzar un mensaje de tranquilidad a clientes e inversores al garantizar que se sitúan en un territorio perteneciente a la UE.

Descenso en el IVA

En cualquier caso, la Agencia Tributaria también ha detectado que el peso de la facturación de las empresas incluidas en el Suministro Inmediato de Información (una herramienta de IVA en tiempo real que afecta sobre todo a las grandes empresas) con domicilio fiscal en Cataluña ha descendido respecto al total nacional. En concreto, la participación de ventas declaradas por empresas domiciliadas en Cataluña se ha reducido casi tres puntos porcentuales sólo en la segunda quincena de octubre frente a la primera, al pasar de un peso medio diario del 22,4% en la primera parte del mes al 19,6% en la segunda.

Este descenso se registró especialmente en algunos sectores económicos como la energía, agua y construcción con un desplome de casi 20 puntos. También el financiero y seguros tuvo un retroceso de cuatro puntos.

Un comportamiento negativo que fuentes de este organismo achacan al traslado de las empresas a otras comunidades. Si las menores declaraciones de IVA procedentes de Cataluña se deben a este cambio de domicilio fiscal, el resultado tampoco afectará a los ingresos de la Generalitat procedentes del reparto del sistema de financiación. Y es que la distribución del IVA se produce en función de los datos de consumo de cada comunidad que realiza el INE.

Sin embargo, si la caída se debe al menor gasto de las familias o una ralentización de la actividad económica en Cataluña el escenario cambia. Por un lado se reducirían las transferencias procedentes del Estado por el IVA. Además, afectaría al crecimiento económico catalán y en última instancia al empleo.

Fotos

Vídeos