Catalunya en Comú Podem rechaza gobernar con los independentistas

La alianza entre los partidos de Ada Colau y Pablo Iglesias escoge como lema «tenemos mucho en común»

C. REINO

barcelona. Si todos los protagonistas electorales cumplen su palabra, el independentismo solo podrá volver a la Generalitat después del 21 de diciembre si sus tres candidaturas obtienen la mayoría absoluta en el Parlament. La otra posibilidad era un gobierno de concentración, sugerido por Esquerra, que sumara a las tres fuerzas secesionistas y a Catalunya en Comú Podem, pero los comunes descartaron ayer esta posibilidad.

El argumento de la alianza entre los partidos de Ada Cola y Pablo Iglesias para la negativa es que el PDeCAT representa a la derecha nacionalista y Esquerra ha olvidado su faceta de izquierdas. «Lamentamos que la 'e' de ERC esté desaparecida», afirmó ayer Xavier Domènech, el candidato de la formación que aglutina a los comunes, Podemos y a Iniciativa per Catalunya.

La confluencia, que en 2015 se presentó bajo la marca Catalunya sí que es Pot, concurre en esta ocasión con el lema «Tenim molt en comú» (tenemos mucho en común). Catalunya en Comú Podem apuesta por un lema integrador para el 21-D, aunque ayer ya fijó las fronteras que no piensa traspasar. Su planteamiento es quebrar los bloques en que se ha encastillado la política catalana, independentistas y constitucionalistas, y trata de presentarse como una tercera vía que defiende el referéndum pactado con el Gobierno central. «Queremos impugnar los bloques que nos han llevado hasta aquí, hace falta un nuevo tiempo de soluciones», sostuvo la directora de campaña, Elisenda Alamany.

Bisagra

Los comunes son conscientes de que pueden jugar un papel clave, de bisagra, para la formación de mayorías al día siguiente de las elecciones. Su apuesta es buscar grandes consensos, para los que descartan a Ciudadanos y al PP, pero también rechazan un gobierno de concentración junto a los secesionistas. Domènech se mostró muy crítico con Esquerra y con el partido de Carles Puigdemont, tanto por reconocer ahora que no tenían nada preparado para la independencia como por afirmar que la unilateralidad es un invento del Estado.

Una 'ley de claridad' a la canadiense parar celebrar un referéndum y un gran acuerdo que incluya una hacienda catalana y blindar el modelo lingüístico y educativo son los ejes programáticos de los comunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos