Un capitán de la Guardia Civil declara que la «paliza» de Alsasua estaba planificada

MATEO BALÍN

madrid. Un capitán de la Guardia Civil, miembro del Grupo de Información en la Comunidad Foral de Navarra, declaró ayer al tribunal de la Audiencia Nacional que juzga las agresiones a dos compañeros y sus parejas que el ataque fue planificado y no se trató de un «hecho casual». El testigo, que además de dirigir la unidad de Información fue el instructor de la detención de los ocho jóvenes procesados, señaló al acusado Jokin Unamuno como la persona que originó las agresiones en el bar Koxka de Alsasua. En concreto, dijo, lo hizo después de conocer que en el local se encontraban el teniente y el sargento tomando unas copas.

Asimismo, detalló la relación de dos de los procesados con el movimiento Ospa Eguna en varios hechos anteriores a la agresión. Afirmó que Jokin Unamuno -para el que piden 50 años de prisión por cuatro delitos de lesiones terroristas- ya había tenido algún «contacto» con el teniente agredido por acciones vinculadas con este colectivo que promueve la expulsión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado del País Vasco y Navarra. También situó en estos actos al procesado Adur Ramírez de Alda, que sostiene que no estaba en el bar Koxka aquella noche y que ha presentado como prueba un vídeo en el frontón del pueblo horas antes de los hechos.

Actos del Ospa Eguna

El capitán detalló, además, que en las jornadas de puertas abiertas de la Guardia Civil en Alsasua, el 15 de junio de 2016, se produjo una concentración espontánea del movimiento Ospa Eguna en la que intervino el teniente. Un segundo acto fue el aniversario del colectivo ese año, convocado por Unamuno. Aunque «no fue especialmente conflictivo», solo hubo pintadas y lanzamiento de bengalas, sí hubo un «contacto» con el teniente.

El tercer caso que relató tuvo lugar en la misa celebrada en los Capuchinos con motivo de la patrona de la Guardia Civil, el 12 de octubre de 2016. Ocho personas, entre ellas Jokin y Adur, se pusieron en la puerta de la iglesia y se les pidió que se fueran. El teniente también estaba allí.

El perito mencionó un cuarto incidente en la localidad de Echarri-Aranaz, próxima a Alsasua, que acogió a principios de septiembre de 2016 una manifestación «no comunicada» cuyo lema era: 'Por lo presos enfermos, amnistía total. Los presos en lucha, nosotros también'. Según este agente, fue una manifestación «atípica» que se encuadra en la «disidencia de ETA».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos