Camps afirma que nadie le dijo nada de la posible financiación ilegal en el PP

El expresidente valenciano no se cree la versión de Bárcenas, que aseguró que informó a Ricardo Costa de las irregularidades

R. C.

valencia. Francisco Camps se mantiene firme en la defensa de su inocencia, pese a que en el juicio por la rama valenciana de la trama 'Gürtel' un testimonio tras otro señalan que el PP valenciano, que lideró de 2003 a 2011, se financió de forma irregular. El expresidente autonómico no dio ayer credibilidad a las declaraciones que han realizado Ricardo Costa y Luis Bárcenas en la Audiencia Nacional.

En opinión de Camps, tanto el ex secretario general del partido en Valencia como el extesorero nacional solo tratan de salir de la mejor forma posible de los procesos judiciales en los que están inmersos, aunque eso signifique mentir en sede judicial. «¿Cómo es posible que lo que diga Ricardo Costa sea ahora lo que vale después de nueve años diciendo una cosa diferente?», se preguntó el exlíder autonómico, quien a continuación se remitió a las declaraciones de otros exdirigentes populares que han negado en sede judicial cualquier tipo de ilegalidad en las cuentas de la formación.

Camps tampoco cree que Bárcenas advirtiese a Costa de que la financiación del partido era ilegal, tal y como aseguró el martes el extesorero en la Audiencia Nacional. Sobre todo, porque él no tuvo conocimiento de que esa conversación se produjera. «Nadie ha corroborado esa reunión, pero algo tan importante en un partido tan honorable como el PP de España se habría sabido y la dirección nacional del partido me habría llamado por teléfono o comentado cualquier cosa, y eso nunca ocurrió», justificó el expresidente regional.

Las afirmaciones de Camps coincidieron con las declaraciones que ofrecieron ayer exdirecivos de varias empresas que habrían participado en la financiación ilegal del PP valenciano. Dos de ellos, antigos empleados de Lubasa Desarrollos Inmobiliarios, afirmaron que su jefe, Gabriel Alberto Batalla, les presentó para que firmaran un contrato con Orange Market, la empresa de la red 'Gürtel' en la Comunidad Valenciana. Ninguno de los dos tiene constancia que los servicios por los que se pagó a Orange Martek 95.000 euros se llevasen a cabo. Batalla es, además, uno de los encausados que ha confesado haber financiado al PP valenciano de forma irregular.

Campos sostuvo que, igual que con Costa y Bárcenas, los empresarios han cambiado de versión durante la instrucción del sumario y, en cualquier caso, zanjó que no ha tenido relación alguna con ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos