La campaña virtual de Puigdemont

El expresidente Puigdemont. :: efe/
El expresidente Puigdemont. :: efe

El expresidente de la Generalitat participará en todos los actos de campaña a través de las nuevas tecnologías

C. REINO

barcelona. La idea no es nueva y ya la empleó el candidato de la izquierda Jean Luc Mélenchon en las pasadas presidenciales francesas, donde gracias a la tecnología del holograma pudo participar en siete mítines a la vez en otras tantas ciudades. El equipo de campaña de Carles Puigdemont no quiere desvelar qué fórmula utilizará, pero sí avanza que el presidente de la Generalitat destituido estará presente «de alguna manera u otra» en todos los actos que organice la candidatura de Junts per Catalunya.

Huido a Bruselas, donde sigue a la espera de que la justicia belga resuelva la euroorden de extradición, Puigdemont es el principal gancho de la lista que integra al PDeCAT y la campaña girará en torno a él, como refleja el lema de los neoconvergentes, «Puigdemont, nuestro presidente». Desde esta premisa, la campaña del dirigente nacionalista depende de las nuevas tecnologías porque no puede regresar a Cataluña ya que sería detenido. Por esa razón, el acto de inicio de la carrera electoral será en el edificio Imagina de la compañía Mediapro, donde el Gobierno catalán instaló el centro internacional de prensa para el seguimiento del referéndum del 1-O.

La campaña tendrá tres debates televisivos (TVE, La Sexta y TV-3) y Puigdemont estará presente, al menos, en el de la televisión pública catalana. Desde Bruselas, eso sí, y en conexión directa. En los estudios de la cadena autonómica estarán los otros siete candidatos y en principio habrá un hueco libre, que lo ocupará el cabeza de lista de Junts per Catalunya desde la capital belga, ya sea con un holograma, un monitor o como cuando en un informativo se conecta con un corresponsal en el exterior. Tendrá menos capacidad de interrumpir a sus oponentes, pero conseguirá trasladar la imagen de presidente en el exilio que ha adoptado desde que el 30 de octubre cogió un coche hasta Marsella y desde allí voló hacia la capital comunitaria.

La primera puesta en escena del candidato virtual podrá verse hoy en un mitin en Sant Julià de Ramis, el pueblo donde viven los Puigdemont en Girona, y la localidad en la que quiso votar el 1 de octubre, pero no pudo hacerlo por la actuación policial. Como plato fuerte de la campaña, está el mitin que Mas y Puigdemot compartirán en Bruselas, el 6 de diciembre, día de la Constitución. Será el preludio del único acto unitario de los secesionistas el 7 de diciembre en la capital belga.

Junts per Catalunya prevé gastar en su campaña 1,4 millones, 400.000 euros menos que Esquerra, y tiene programados 200 actos. Aunque las expectativas, a tenor de las encuestas, no invitan al optimismo, en la candidatura confían en que el efecto Puigdemont se empiece a notar a partir de este fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos