«En Cambo, ETA pretende lavar la cara; no le haremos el juego»

Patxi López defiende que el acercamiento de presos es «posible y razonable» pero rechaza ligarlo al anuncio de disolución de la banda

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. El PSOE no participará hoy en el acto previsto en Cambo. Sostiene que hacerlo sería «seguir el juego» a ETA y asumir su «parafernalia». El exlehendakari Patxi López, ahora secretario de Política Federal en la ejecutiva de Pedro Sánchez, evitó ayer cargar de modo explícito contra PNV, que sí enviará a la localidad vasco francesa una delegación liderada por su presidente, Andoni Ortuzar, pero, en una comparecencia en Ferraz, dejó claro que no comparte su decisión.

«Es evidente que lo que buscan en ETA es aparecer como los que nos han concedido generosamente la paz, decirnos que su existencia, la violencia y el terrorismo que ejercieron tenían una justificación en un supuesto conflicto, argumentar que ellos nacieron del pueblo, se debían al pueblo y defendían al pueblo, pero es todo lo contrario -argumentó-. Nosotros no estamos dispuestos a lavar la cara a quien nunca se la podrá lavar».

López fue ayer el encargado de explicar la posición de su partido tras el comunicado en el que la banda se da por disuelta, a pesar de que existen algunos matices entre su discurso (que es también el de los socialistas vascos) y el de la dirección federal. Si la semana pasada el secretario de Organización, José Luis Ábalos, evitó por todos los medios pronunciarse sobre las posibilidades de abordar un cambio en la política de dispersión de reclusos etarras, el expresidente del Ejecutivo autonómico no dudó en defenderlo abiertamente.

El político vasco se esmeró en subrayar que el anuncio de la organización terrorista no debe llevar contrapartida alguna ni abrir la puerta a beneficios penitenciarios, pero recordó que el PSE considera «posible y razonable» acometer un acercamiento de presos a las cárceles del País Vasco, como parte de la estrategia antiterrorista. «No es de ahora, llevamos diciéndolo mucho tiempo», insistió.

Su tesis es que, a estas alturas, mantener la dispersión sólo sirve para alimentar la «victimización» de la banda y crear un caldo de cultivo que permite que su «relato» cale en ciertos sectores de la sociedad vasca. Dicho esto, López recalcó que el PSOE no presentará ni secundará ninguna iniciativa para presionar al Ejecutivo a tomar una decisión al respecto. «Saben perfectamente lo que pensamos unos y otros, pero lo que no podemos hacer es convertir el fin de ETA en una pelea entre demócratas», dijo.

López hizo hincapié en que lo importante es que ETA ya no existe porque fue derrotada por el Estado de derecho y defendió que lo que toca ahora es seguir recordando a todas las víctimas del terrorismo y a quienes resistieron bajo la amenaza del chantaje y la extorsión, formentar la convivencia «entre distintos» y «construir un relato veraz de lo ocurrido» que contrarreste el intento de la organización criminal de blanquear su historia.

«La izquierda abertzale -dijo, además- tiene que asumir su propia responsabilidad, porque si ETA existió durante tanto tiempo en nuestro país fue porque tuvo su cobertura política y respaldo social».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos