La Cámara aplaza la suspensión de los diputados presos

La Mesa pide un informe jurídico antes de decidir, pero JxCat y la CUP apuestan por el desacato

C. REINO BARCELONA.

Los seis diputados de JxCat y Esquerra suspendidos por el juez Pablo Llarena mantienen aún sus actas de parlamentarios. La Mesa de la Cámara catalana no quiere precipitarse y ayer encargó un informe jurídico a los letrados del Parlamento autonómico para saber cómo tiene que aplicar el auto de suspensión de Llarena sin que se vean alteradas las mayorías parlamentarias. Llarena ordenó la suspensión de forma inmediata de los diputados Carles Puigdemont, Raül Romeva, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, pero los grupos parlamentarios de la Cámara catalana se aferran a que aún no han recibido la notificación judicial y no tomarán ninguna decisión hasta recibirla y tener el informe jurídico.

El auto del juez instructor afirma que los seis diputados «han quedado suspendidos en las funciones y cargos públicos que estaban desempeñando». Recalca que la medida es automática y deja al Parlamento la posibilidad de que los procesados puedan ser sustituidos temporalmente por otros integrantes de sus candidaturas. Existen dudas sobre cómo se aplica el auto, ya que un diputado no puede renunciar a su acta y luego recuperarla y no puede delegar su voto si ya ha sido suspendido.

Junts per Catalunya avisó ayer que la Cámara catalana no puede suspender a ninguno de sus diputados porque no han cometido ningún delito de rebelión. «Seremos obedientes a los derechos de los diputados», señalaron los independentistas. Rull, Turull y Sànchez trasladaron a Torra que no renunciarán a sus actas. La CUP, mientras, insta a sus socios a «no acatar» la suspensión. Esquerra, en cambio, guarda silencio.

PP y Ciudadanos creen que la suspensión debe ser automática.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos