Bruselas se pone de perfil ante la prisión de los exconsellers catalanes

Sede de la Comisión Europea en Bruselas./Efe
Sede de la Comisión Europea en Bruselas. / Efe

«Nuestra posición sobre Cataluña es bien conocida. Respetamos el orden constitucional y no tenemos nada que añadir», zanja la portavoz de la Comisión Europea Annika Breidthardt

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

La expectación volvía a la sala de la prensa de la Comisión Europea con Cataluña como tema estrella. ¿Qué opina Bruselas del encarcelamiento preventivo del exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y otros siete exconsellers catalanes? "Es un tema para las autoridades judiciales cuya independencia respetamos plenamente. Nuestra posición sobre Cataluña ya es bien conocida. Respetamos el orden constitucional y no tenemos nada que añadir", zanjó la portavoz Annika Breidthardt, en la tradicional comparecencia de mediodía. 'No comment', como se esperaba.

La Bruselas que acoge al huido Carles Puigdemont sigue poniéndose de perfil respetando los pasos dados por el sistema político y judicial español. Sólo el 2-O decidió ir un paso más allá y dar un tirón de orejas a Mariano Rajoy por el uso de la violencia empleado en los colegios electorales. Esas imágenes pudieron suponer una antes y un después del procés para las aspiraciones independentistas, pero los vientos de cola pronto se convirtieron en un tsunami en contra tras la esperpéntica tramitación parlamentaria de las últimas semanas.

España ha logrado concentrar todo el apoyo internacional ante el desafío independentista pero decisiones judiciales como las del jueces podrían provocar las primeras fisuras, aunque lo cierto es que el núclero duro, el formado por la UE, Berlín, París y Roma no dudará en arropar a Madrid, como este viernes se ha vuelto a ver en la sala de prensa de una Comisión Europea que avaló la aplicación del 155 mostrando su "respeto por la legalidad y el orden constitucional español".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos