Bruselas escenifica una 'tregua' en el procés para que Barcelona se lleve la EMA

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, presenta la candidatura de Barcelona en Bruselas. :: Elio Germani / efe/
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, presenta la candidatura de Barcelona en Bruselas. :: Elio Germani / efe

El Gobierno español, el catalán y el barcelonés defienden de forma conjunta la candidatura a la Agencia Europea del Medicamento

ADOLFO LORENTE BRUSELAS.

La foto tenía su aquel. Que a falta de 17 horas para que expirase el ultimátum de Mariano Rajoy a Carles Puigdemont los representantes del Gobierno central, catalán y barcelonés se reuniesen juntos en una sala para defender de forma conjunta un objetivo común no dejaba de ser, cuando menos, paradójico. Para muchos, chocante. Para los menos, para los románticos del espíritu de 1992, esperanzador. Ocurrió ayer, en Bruselas, cómo no. Bandera blanca. ¿Puro espejismo? Todo apunta a que sí.

El próximo 20 de noviembre, el Consejo Europeo decidirá qué ciudad se llevará la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que ahora está en Londres y que será trasladada a otro país de la UE tras el 'Brexit'. Es una suerte de joya de la corona con 900 empleados más sus familias y un gran prestigio. Atrae al año hasta 36.000 visitantes. Barcelona, que en su día ya la rozó con la yema de los dedos, la quiere pese a la grave crisis política en Cataluña, sigue confiando en que aún es posible.

Con la boca pequeña, eso sí, porque es un secreto a voces que la candidatura ha quedado herida de muerte por el procés, como reconocen 'sotto voce' fuentes comunitarias y diplomáticas. Así que ayer, en una semana clave de cumbre europea en la que este asunto estará de nuevo encima de la mesa, de lo que se trataba era de guardar las formas y quemar los últimos cartuchos a la espera del «milagro», como lo definen muchos. Si ya es difícil competir con ciudades como Ámsterdam o Copenhage en situaciones normales, ahora... ¿Qué garantías tendrán los funcionarios europeos de que lo que está pasando ahora no se reproducirá en uno, dos o cinco años? La UE odia la incertidumbre y aquí la hay a raudales.

La presentación oficial de la candidatura se celebró a las 17.00 horas en la sede de la Representación Permanente de España ante la UE y allí coincidieron la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, el conseller de Salud, Toni Comín, y el teniente de alcalde de la Ciudad Condal, Jaume Collboni. Nada fue sencillo. Por ejemplo, porque este acto se debía haber celebrado hace un mes y se aplazó 'sine die'. Además, la asistencia de Comín no se confirmó hasta el martes a la noche. En principio, no venía.

Juntos pero no revueltos

Al final lo hizo y hubo foto. Eso sí, juntos pero no revueltos ya que la organización les ubicó en primera fila pero entre la ministra y el conseller se sentaron los dos embajadores españoles ante las instituciones comunitarias: el titular, Pablo García-Berdoy, y el adjunto, Juan Arístegui. Al acto asistieron un centenar de personas, entre diplomáticos de otros países, eurodiputados o expertos del sector, tanto de lo público como de compañías privadas. Se proyectaron un par de vídeos destacando las bondades de la Ciudad Condal e intervinieron media docena de personas.

La tregua se cumplió desde el primer momento y no hubo salidas de tono desde ningún bando. Todo lo contrario. Todos se limitaron a defender la candidatura de Barcelona y recalcar que «es la mejor ciudad de Europa» para acogerla por el dinamismo o las infraestructuras de la ciudad. En lo técnico, hay poco que reprochar (se instalaría en la espectacular Torre Glories). En lo político, ya es otro cantar.

Pese a todo, hay esperanza, o eso dijeron. «Lo que es bueno para Barcelona, es bueno para Cataluña y es bueno para España», recalcó Collbani parafraseando al exalcalde barcelonés Pascual Maragall. Comín, por su parte, recordó que «la relación entre el Gobierno de España y la Generalitat tiene que sostenerse sobre el dialogo y la cooperación», mientras que la ministra de Sanidad recogió el guante y aseguró que la «EMA es un proyecto de unidad, que une a las tres administraciones y es una buena forma de movernos del actual debate político en Cataluña». Ayer hubo tregua. Hoy termina.

Fotos

Vídeos