La Bolsa mira de reojo al Congreso con una caída moderada del 1%

La prima de riesgo se relaja un 5% hasta los 115 puntos básicos, con los inversores más pendientes de la guerra arancelaria de Trump

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. La preocupación que habían mostrado los mercados en las últimas jornadas, a medida que la tensión política aumentaba por la moción de censura contra Mariano Rajoy, quedó ayer relegada a un segundo plano, ensombrecida por la decisión del presidente de EE UU, Donald Trump, de activar los aranceles contra las exportaciones europeas de aluminio y carbón. No es que los inversores no tengan dudas sobre la estabilidad del nuevo Ejecutivo que previsiblemente será liderado por Pedro Sánchez. Pero ayer preocupaba mucho más la guerra comercial a ambos lados del Océano Atlántico.

Así lo explica la evolución del Ibex-35: fue uno de los peores índices del mercado bursátil, aunque no lideró las caídas en Europa. El selectivo español se dejó un 1% y cerró la sesión en los 9.465 puntos.

Como muestra de la incertidumbre política, el índice comenzó a ahondar la caída que ya venía experimentando durante toda la jornada a partir del mediodía, cuando parecía claro que el PNV iba a apoyar la moción de censura, tal y como después confirmó el portavoz parlamentario del partido, Aitor Esteban. A partir de ese momento, el Ibex-35 llegó a perder casi un 2%, aunque después se recuperó parcialmente. Mayor fue el retroceso experimentado por la Bolsa de Alemania, cuyas empresas son las más perjudicadas por los aranceles anunciados por Trump. Su índice de referencia, el DAX, se dejó un 1,4%.

El Tesoro pasará su primer examen ante los mercados el día 7, cuando emitirá deuda a medio plazo

Tras el cierre de ayer, el Ibex-35 acumula un drenaje del 3,6% desde el pasado lunes, a falta de la última sesión de hoy. Desde que se anunció la presentación de la moción de censura, la Bolsa española ha perdido un 5,5%.

La deuda, a la espera

La incertidumbre política española no impactó ayer en el mercado de deuda, gracias en gran medida a que el contexto parlamentario italiano encontró otra posible solución para desbloquear la presidencia de ese país. Con los mercados más pendientes de Italia, la prima de riesgo española se relajó hasta los 114 puntos básicos, tras un retroceso del 5,3% frente al día anterior.

El interés que exigen los inversores internacionales para adquirir bonos españoles a 10 años se mantuvo casi intacto, con una leve caída hasta el 1,5%. A pesar de este pequeño retroceso, el diferencial con el 'bund' germano, que actúa como referencia en los mercados, se mantiene en el nivel más alto de todo el año, fruto de la crisis política.

En apenas dos semanas, el diferencial de deuda español ha duplicado su valor con el bono elevando su coste casi un 20% en apenas 15 días. Los inversores esperarán a la resolución de la moción de censura para valorar al que previsiblemente será nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Salvo sorpresa de última hora, el primer test que tendría que pasar el Ejecutivo socialista ante los mercados llegará el día 7, cuando el Tesoro tiene previsto emitir Bonos y Obligaciones del Estado a medio y largo plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos