Axa, Bimbo y Applus también merman un tejido empresarial que no deja de perder negocios

El grupo de Cola-Cao se va a Valencia, Freixenet estudiará su traslado a finales de mes y ya son 40 las empresas que se han ido de Cataluña

J. M. CAMARERO MADRID.

La sangría de empresas que anuncian el cambio de sede social desde Cataluña hasta otras comunidades autónomas tampoco se ha paralizado tras la intervención de Puigdemont y su independencia suspendida. El temor a un futuro legal que podría ser incierto les empuja a trasladar su domicilio. Y abarca a todos los sectores del tejido económico catalán. Con los últimos anuncios de AXA, Bimbo y Applus, ya con casi 40 las sociedades afectadas.

La aseguradora AXA decidió ayer cambiar la sede de sus entidades AXA Vida y AXA Pensiones desde Barcelona, donde se encontraba ubicada hasta ahora, a Bilbao. Es la primera empresa que da el salto al País Vasco en este proceso de deslocalización. Lo hace a la capital vizcaína porque esta multinacional, de origen francés, contaba desde 1992 con la histórica Seguros Aurora, cuya sede se encuentra en Bilbao. El grupo ha decidido materializar este cambio para, además, «acelerar» el proceso de fusión de AXA Vida con AXA Aurora Vida.

El consejo de Bimbo decidió fijar su nuevo domicilio en Madrid. Desde su sede en la capital el grupo ya dirige presencia de su organización en Europa, África y Asia, para seguir trabajando con «normalidad». La firma, que comercializa los Donuts entre otros productos, ha aclarado que seguirá operando como lo viene haciendo hasta ahora en sus diferentes centros de producción, así como en sus centros de venta, que dan trabajo a unas 6.000 personas.

El grupo Idilia Foods (Cola-Cao y Nocilla) comunicó su traslado a Valencia, al igual que Clínica Terres de Ponent y Nova Quintàlia (Grupo Divina Pastora).

En el caso de Applus, su dirección también ha trasladado su sede social a Madrid, tal y como informó ayer en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Lo hace «para mantener la operativa normal de la compañía» y para «proteger el conjunto de los intereses generales de la misma».

Además, el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, anunció que propondrá en el próximo consejo de administración, que tendrá lugar «a final de mes», la salida de Cataluña, como había anunciado si se declaraba la independencia.

Por su parte, Pangaea Oncology, dedicada a servicios médicos de oncología de precisión, también tiene sobre la mesa la opción de mover su sede social. Lo estudiará su consejo, el día 18 de octubre.

Fotos

Vídeos