'El Bigotes' señala al marido de Cospedal como uno de los financiadores en B del PP

Álvaro Pérez, 'el Bigotes', comparece ayer en la comisión que investiga la financiación del PP. :: j. lizón / efe/
Álvaro Pérez, 'el Bigotes', comparece ayer en la comisión que investiga la financiación del PP. :: j. lizón / efe

Mantiene en su declaración en el Congreso que tuvo una relación cercana, aunque no íntima, con Rajoy

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. Álvaro Pérez, 'el Bigotes', vinculó ayer al marido de María Dolores de Cospedal con la financiación en B del PP. El número tres de la 'trama Gürtel', que compareció en la comisión del Congreso que investiga las cuentas de los populares, se lamentó de que él esté en la cárcel, mientras que otros que aparecen en los 'papeles de Bárcenas' como donantes, en especial Ignacio López del Hierro, no hayan sido encausados y, ni siquiera llamados al Congreso.

'El Bigotes' aprovechó el permiso penitenciario para declarar ante la comisión e implicar al esposo de Cospedal, entonces consejero de Metrovacesa. López del Hierro, según Pérez, era uno de los empresarios que «soltaban el mondongo» (el dinero) al PP para sus actos electorales. El marido de la hoy ministra de Defensa y secretaria general del partido, prosiguió, era uno de los «atizantes» de dinero de la caja paralela de los populares. Como lo era también el exgerente del PP gallego Ángel Piñeiro, «amigo del señor Rajoy», y que, como otros empresarios, aparecen hasta «once veces» en la contabilidad paralela de Luis Bárcenas y nunca han sido llamado ante los tribunales.

«Los que más aparecen en los papeles de Bárcenas no se les ve en ningún sitio. ¿En qué comisiones de investigación están? ¿En qué banquillo están? ¿Como testigos o como algo? ¿Dónde están?», se preguntó ante los diputados.

López del Hierro, quien ya ha anunciado una querella contra 'el Bigotes', fue la bestia negra del compareciente, quien no quiso dar otros nombres, a pesar de que reconoció que, en su época en Valencia, los empresarios abonaban a su empresa, Orange Market, los gastos de los actos electorale del PP, y lo hacían «con alegría y felicidad». «No he visto a ninguno llorar. ¿Los han visto en el juicio? Han llegado allí, lo tenían todo pactado, han hablado y se han ido», dijo Pérez.

El director de Orange Market señaló que busca una justicia justa, y no ejemplar, como dice el ministro «vendedor de chochonas» Rafael Catalá. Citó como ejemplo de los distintos raseros que Iñaki Urdangarin, condenado, pasea tranquilamente «alrededor del lago» de Ginebra, mientras él sufre en la cárcel.

Las gafas de Rajoy

'El Bigotes' también se mostró dolido con el presidente del Gobierno, que en numerosas ocasiones ha negado conocerle, más allá de haber coincidido en algún acto. «Tampoco era una relación de ¿Qué pasa Mariano? ¿Cómo estás? ¿Cómo has dormido?», apuntó el compareciente, quien, no obstante, remarcó que durante «once meses» sí que trató en persona a Rajoy. Una relación que fue más cercana, aunque no íntima, apuntó, durante el viaje que realizó con el hoy jefe del Ejecutivo a finales de 2003. Según Pérez, incluso acompañó Rajoy a cambiarle las gafas a una óptica de Madrid, junto a su entonces jefa de prensa, Belén Bajo.

«Cuando tú pasas de ser humano a apestado, es lógico (que te nieguen)», se lamentó antes de insistir en que a pesar del vacío de hoy él llegó a ser una pieza central en las campañas del PP. «Yo iba a diario a Génova». «Los he tratado a todos, pero no en reuniones, en los actos (electorales)», reiteró. 'El Bigotes', según su declaración, comenzó a trabajar para el PP en 1991 o 1992, tras conocer a Francisco Correa. El compareciente confesó que fue Alejandro Agag, yerno de José María Aznar, el que le presentó al líder de 'Gürtel'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos