Besos para investigar el angiosarcoma

Fátima, de 30 años, no pierde la sonrisa. Hace cinco que padece un cáncer muy raro y muy...