Bárcenas concluye que no tenía «poder omnímodo en el PP» y que «no se llevó ni una peseta»

M. BALÍN

madrid. La defensa del extesorero nacional del PP Luis Bárcenas gastó ayer su última bala en el juicio por la primera época del 'caso Gürtel' (1999-2005). En su escrito de conclusiones, el abogado reclamó la absolución de su cliente porque no participó en la trama corrupta influyendo en autoridades, pues no tenía «poder omnímodo en el PP».

El letrado Joaquín Ruiz de Infante trató así de rebatir la tesis de la Fiscalía, que aseguró que el extesorero se llevó dinero de la «caja B», además de dádivas que le entregó en persona Francisco Correa, cerebro confeso de la trama. Por estos hechos solicita para él 39 años de prisión.

Atento al alegato de su defensa, Bárcenas compareció ayer en el banquillo de los acusados del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional, y que podría concluir este viernes tras más de 13 meses. A su lado estaba su esposa Rosalía Iglesias, que se enfrenta a 24 años de cárcel y cuya abogada reiteró que ella solo firmaba lo que le decía éste.

El abogado del extesorero, en cambio, se opuso a la petición de las acusaciones de una sentencia ejemplar pues «no cabe» una resolución solo «para que la sociedad se sienta satisfecha» y reclamó que sea «proporcional» a unos hechos que, a su juicio, debían haber sido juzgados respecto a Bárcenas al margen de la trama de Correa, con la que, insisitió, no tiene nada que ver.

El letrado confirmó que su cliente ha reconocido la existencia de los llamados 'papeles de Bárcenas', en los que figuran donaciones de empresarios y pagos a altos cargos y que están pendientes de juicio, pero aseguró que «no se llevó ni una sola peseta de esa contabilidad». Sobre los fondos que tenía en Suiza -48,2 millones en 2007-, dijo que procedían de su actividad empresarial y recordó además que el PP no le reclama cantidad, pese a que la fiscal cree que se apoderó de al menos 299.650 euros.

Fotos

Vídeos