Barcelona recibe la decisión con una gran cacerolada

Josep Lluís Trapero llega ayer
a la Audiencia Nacional vestido 
de civil para declarar ante la
juez Lamela. :: javier barbancho / reuters/
Josep Lluís Trapero llega ayer a la Audiencia Nacional vestido de civil para declarar ante la juez Lamela. :: javier barbancho / reuters

La encarcelación de Sánchez y Cuixart fue respondida apenas instantes después con una gran cacerolada en Barcelona. Cientos de partidarios de la independencia salieron a sus balcones con objetos metálicos en una modalidad de protesta que se ha extendido entre el secesionismo. Pero los partidarios de la ruptura con España no fueron los únicos que mostraron su desacuerdo con la decisión de la juez Lamela. Carles Puigdemont lo hizo a través de Twitter. «Pretenden encarcelar ideas, pero nos fortalecen la necesidad de libertad», escribió el presidente catalán. Oriol Junqueras también uso la red social: «Pedimos hablar, sentarnos y dialogar, y el PP, vía Fiscalía, responde con prisión incondicional a Sànchez y Cuixart. Para el líder del PSC, Miquel Iceta, el ingreso en prisión de los presidentes de Omnium y la ANC es «desproporcionado». «¿Prisión por organizar manifestaciones pacíficas?», se preguntó Ada Colau, para a reglón seguido responder que es «totalmente injusto y un grave error que nos aleja del diálogo».

También hubo opiniones a favor de la decisión de la juez Lamela, que para el líder del Partido Popular Catalán, Xavier García-Albiol, pone a Sánchez y Cuixart «en su sitio».

Fotos

Vídeos