Aznar recuerda Perejil 15 años después

El Ejército en Perejil en 2002. ::
El Ejército en Perejil en 2002. ::

Agradece a las Fuerzas Armadas «el servicio» prestado a España en un acto que el Ministerio de Defensa no celebra

R. GORRIARÁN

madrid. Se han cumplido 15 años de la toma del islote de Perejil, pero la efeméride militar pasó sin pena ni gloria para el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas. Al menos en lo que a actos públicos se refiere. Pero José María Aznar no quiso que la fecha pasara desapercibida y ayer escribió en su página web: «Mi agradecimiento a las Fuerzas Armadas cuando se cumplen estos días 15 años de la recuperación del islote de Perejil. Gracias a todos los que participaron en esa operación al servicio de España». El texto está sobreimpreso en una foto suya con los participantes en aquella operación el 17 de julio de 2002.

La ocupación por parte de gendarmes de Marruecos del islote deshabitado a 200 metros de su costa y a diez kilómetros de Ceuta motivó una encendida reacción de Aznar y desató la mayor crisis diplomática con el reino alauí, solo comparable a la que se vivió en los estertores del franquismo con la 'Marcha Verde'.

El 11 de julio un grupo de gendarmes marroquíes desembarcó en el islote, más bien un promontorio habitado por alguna cabra, en una misión, según explicó Rabat, para prevenir el tráfico de drogas. Aquello más parecía la respuesta de Marruecos a un ejercicio de la Armada española frente a Alhucemas realizado unos días antes con cuatro corbetas, helicópteros y un buque de desembarco.

Aznar exigió explicaciones a su homólogo marroquí, Abderraman Yusufi, en una tensa conversación telefónica el mismo día de la ocupación, y al no recibirlas porque su interlocutor decía no saber de qué le hablaba, ordenó al entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, la recuperación del islote. Hasta que se activó la operación militar se sucedieron intensas gestiones diplomáticas de la titular de Exteriores, Ana Palacio, que no cuajaron.

Aznar contó en su momento que tardó casi una semana en ordenar la intervención militar porque quería contar con el respaldo de toda la comunidad internacional, objetivo que logró. Poco después de las siete de la mañana un grupo de operaciones especiales del Ejército de Tierra llegó en un helicóptero a Perejil. Retiraron la bandera marroquí, izaron la española y apresaron sin pegar un tiro a los seis uniformados marroquíes. Mohamed VI declararía unos años después que se sintió «abofeteado» y Marruecos, «insultado». Aznar se dio por satisfecho con la operación 'Romeo Sierra', la primera misión militar contra Marruecos desde la guerra del Rif, y Trillo tuvo oportunidad de entonar con tono marcial en el Congreso: «Al alba, y con un viento duro de levante de 35 nudos...». España y Marruecos restablecieron la paz diplomática seis meses después, y el capítulo de Perejil cayó casi en el olvido. Hasta que Aznar lo recordó ayer.

Fotos

Vídeos