Aznar ve imposible el diálogo con quienes han protagonizado «una rebelión en toda regla»

El expresidente considera que el secesionismo ha emprendido un camino irreversible

R. C.

valencia. El expresidente del Gobierno, José María Aznar, volvió a mostrarse ayer como uno de los más acérrimos del nacionalismo. En una acto de la fundación FAES en Valencia, el exlíder del PP afirmó que lo sucedido en los últimos meses en Cataluña han significado un «punto y aparte» y no es sólo «un episodio más de radicalización del nacionalismo» sino «una rebelión en toda regla». Aznar recordó que no es la primera vez en la historia que el nacionalismo catalán lo hace y que este siempre ha terminado con consecuencias desastrosas. Fiel a su discurso antiindependentista, el expresidente señaló que ya no es posible negociar con el secesionismo. Para Aznar, «no queda lugar para suponer buena fe en las apelaciones al diálogo» y no se puede hablar de ello «con los que han protagonizado la rebelión» y han puesto las estructuras «al servicio de una estrategia insurreccional».

Aznar consideró que se ha «tirado por la borda» los esfuerzos de integración de décadas de desarrollo de autogobierno, de intervención en la política nacional y de participación en un proyecto nacional y democrático que ha conllevado que «los deseos de vuelta a la situación anterior no se van a repetir». Para Aznar el secesionismo ha emprendido un camino irreversible, lo que cree que imposibilita volver a las condiciones previas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos